Se encontraron 4 coincidencias

por Fabrizio Orovecchio
22 Ago 2019, 20:15
Foro: Capítulos finalizados
Tema: [1x04] Capítulo cuarto «Templo de Ylathia»
Respuestas: 57
Vistas: 1477

Re: [1x04] Capítulo cuarto

Enyra Petreius escribió:
19 Ago 2019, 18:17
Alim de Mostaganem escribió:
14 Ago 2019, 07:25
—Queridos padre —sí, por primera vez le llamo padre delante de toda la familia, y estaré atento a ver si alguien frunce el ceño o hace algún otro gesto—
Mi gesto se endurece algo más, cojo aire y lo suelto lentamente. Sin hacer ruido. Me giro hacia Alessia y en el más mínimo susurro le digo:

- Qué procacidad... Llamarle "padre" en una reunión delante de todos, faltándole al respeto.

- Sobre todo después de hacer que Lord Fabrizio perdiese su mano y a su mujer en una sola noche.

- Yo habría dado mi vida antes de que ocurriese nada de eso.

- Lo sé.

Suspiro otra vez y vuelvo a poner la atención en la reunión. Una vez que finalice me retiro a mi alcoba a descansar. Al día siguiente comenzaré mi entrenamiento.
Al día siguiente de la reunión, ajena a lo que ha ocurrido en las mazmorras y en los aposentos de Abelio, Enyra se marcha a entrenar con su fiel aliada, Alessia. En mitad de la sesión, mi comitiva se pasa por el Centro de entrenamiento para despedirse de la generala de Piedrahundida. Bajo del carro con dificultad, ayudado por Lisandra, ya que la infección no parece haber mejorado. Estoy más pálido de lo normal y me cuesta respirar, pero estoy completamente seguro de que me recuperaré. Enyra está practicando esgrima con uno de los soldados de la guarnición, pero ambos se detienen cuando me ven llegar.

— Querida Enyra... — casi se me va el aliento. Carraspeo un momento y me centro. — Nunca te he agradecido suficiente todo lo que has hecho por Piedrahundida. — quiero decir algo más, pero no me salen las palabras. — Verás, todo esto en lo que nos hemos metido, jamás quise que fuese así. — no articulo bien las frases. Divago. — Quiero que cuides de esta ciudad, ¿vale? Piedrahundida es... bueno, se ha convertido... en tu hogar. — me despido dándole un abrazo. Esta reacción es extraña, sé que se siente incómoda. Lisandra me agarra del brazo y me susurra que tenemos que partir ya, que nos esperan largas horas hasta el Santuario de los Pantanos.

— Cuida a los Orovecchio en mi ausencia, Enyra. Eres el blasón de mi familia. — pronuncio casi en voz baja, para el cuello de mi jubón. Me vuelvo renqueando al carro y partimos. Enyra no me quita ojo. No sé qué me habrá dicho o qué pensará. Estoy muy cansado.
por Fabrizio Orovecchio
18 Ago 2019, 17:25
Foro: Capítulos finalizados
Tema: [1x04] Capítulo cuarto «Templo de Ylathia»
Respuestas: 57
Vistas: 1477

Re: [1x04] Capítulo cuarto

Alim de Mostaganem escribió:
16 Ago 2019, 09:38
Cuando llegan Drake y Lord Fabrizio, les explico lo sucedido, e incluso les repito todo lo que ha dicho Wilham antes de morir. Si viene alguien más del consejo, también se lo cuento todo. De la carta, de momento no digo nada. La llevaré a la próxima reunión del consejo, que aconsejo a mi padre convocar en cuanto Abelio recupere la consciencia. Hago llamar a Leezar (si es que no está ya presente) para que examine a Abelio, y vea si puede recuperarle la consciencia.
¡Menudo desastre! ¡Es que no podemos tener un día tranquilo! Estaba esperando que Lisandra, una de mis sirvientas, me preparase un té cargado para poder pasar la noche, pero veo que los problemas están ya entre los muros. Cuando veo que el lamentable espectáculo que ha provocado Abelio en sus aposentos no puedo si no cubrirme la cara desesperado.


Cuando Leezar lo despierta, me acerco a mi querido primo y le pregunto, ya casi sin ganas de seguir.

— ¿Pero qué diablos has hecho, majadero? ¡Era el maldito emisario que has estado pidiendo desde que regresamos de Xalanth! ¡Arrrrgh!

La emoción me juega una mala pasada. No logro mantenerme de pie, me tropiezo con mis propios pies y caigo encima del cuerpo exánime, montando un espectáculo lamentable producto de mi cansancio, de mi herida y de la situación que me sobrepasa. El servicio se me queda mirando atónito, mientras Drake, Gerad, Leezar y Alim me observan en silencio. Me incorporo como puedo y carraspeo.

— Disculpadme, no me encuentro bien. Gerad, Alim, encargaos de esto. Mañana salgo muy temprano hacia el Santuario de los Pantanos y no me puedo demorar.

Me despido en silencio y me marcho del lugar. No quiero saber qué ha pasado, ahora solo necesito recuperarme.
por Fabrizio Orovecchio
15 Ago 2019, 00:35
Foro: Capítulos finalizados
Tema: [1x04] Capítulo cuarto «Templo de Ylathia»
Respuestas: 57
Vistas: 1477

Re: [1x04] Capítulo cuarto

Mi familia se encuentra apoyándome en todo, no sé qué haría sin ellos. Respiro profundamente e intento sacar fuerzas de dónde sea. Me incorporo.

— Cierto es que debemos preparanos para lo que estén preparando los Buelhorn. Sin embargo, aún no entiendo por qué se han vuelto tan hostiles. — casi me estremezco al recordar la cara de odio de Demetrius y la frialdad de Josah. — Josah y yo compartimos pelotón cuando servíamos como escuderos de los Forneustone. Me casé con su hermana cuando su familia estaba al borde del declive por la mala gestión de su padre. — empiezo a enfurecerme, pero me calmo casi al momento. — ¡Por Ylathia! ¿Qué locura les habrá llevado a comportarse así con nosotros?

Escucho propuestas de espionaje, de guerra, por la afrenta que han cometido contra mi. Me acaricio el muñón, dónde antes estaba mi mano, y recuerdo algo.

— Confío plenamente en vosotros, pero no deberéis preocuparos por esto. — señalo la herida. — Mañana mismo partiré hacia el Santuario de los Pantanos para solicitar ayuda a nuestros aliados rusalka. — mientras pronuncio esto, miro a Enyra de soslayo. — Su oráculo, Lady Nilsea, fue una gran aliada cuando nos enfrentamos a la Tribu Musgarrazo. Y además, se acerca la época de desove de los yaricah, y quiero comprobar que las vainas de semillas lodosas se encuentran en buen estado.

Sé que Abelio se va a oponer a esta idea. Supongo que el resto de mi familia también, pero seré férreo con mi decisión.

Gerad, dejo la administración de Piedrahundida en tus manos. Esto no debe salir de estos muros: si alguien os pregunta, estaré convaleciente por una infección de la herida. Prefiero que se piense que voy a morir que abandono mi hogar. — hago una pausa. Sé que Drake ha traído a la Fortaleza a un emisario shadalense de la Iglesia de Ylathia. — Abelio, encárgate del mensajero de la Iglesia, pero que no se quede mucho tiempo por aquí. No es el mejor momento para tener a un extranjero aquí.

Procedo a sacar el pergamino de objetivos del mes, pero antes hago otra pausa. Suspiro y miro fijamente a Alim.

— Nos ayudaron a huir de Altoviento, pero ni Uragana ni la que dice ser Nêcraxia se pueden quedar aquí. — carraspeo. — Yo he servido bajo la Gran Generala y esa vulgar dracónida no es ella. Si no puedes encargarte tú, pide ayuda a tus compañeros. — sonrío. — Tanto Enyra como Drake son bastante competentes. No me fío de Uragana, pero viendo la extraña actitud de los Buelhorn, sospecho que algo más debe pasar entre los muros de su castillo.

Ahora repasemos las acciones del mes, familia.

Acciones del mes en curso, Elestio de 1262
  1. Mejorar las Granjas a Rango 2. Coste: 2 Madera, 2 Piedra.
  2. Llevar a cabo la reparación de la muralla sur. Coste: 1 Piedra.
  3. Enyra deberá pasar por el Centro de entrenamiento y pagar 5 PD para aumentar su Rango a 2. Le llevará este mes. Las instalaciones quedarán ocupadas por los ejercicios de Enyra.
  4. Reclutar población, tanto de los Marjales de Omudax y de los Humedales infectos. Sé que podemos esclavizar a los resquicios de la tribu de hombres lagarto o puedo traer unos cuantos rusalka para que nos ayuden. Esto nos modificará negativamente la Riqueza, que deberá tirar Gerad.
  5. Enviar una batida de espionaje a las Tierras del Viento, para ver qué traman los Buelhorn y comprobar si está en buen estado mi Paulina. No obstante, tendremos que estar atentos por si envían nuevas exigencias. De esto se encargará mi querido Alim.
por Fabrizio Orovecchio
11 Ago 2019, 01:12
Foro: Capítulos finalizados
Tema: [1x04] Capítulo cuarto «Templo de Ylathia»
Respuestas: 57
Vistas: 1477

Re: [1x04] Capítulo cuarto

Aparezco el día de la reunión renqueante: uno de mis sirvientes intenta acercarse a ayudarme, pero le rechazo con aspavientos. Tomo asiento en mi lado de la mesa y observo la silla vacía de Paulina. Lo que ha ocurrido me ha dolido más que toda las guerras en las que he participado. Jamás se me había humillado de esta manera, siento que ya ha pasado mi era como cabeza de los Orovecchio. Observo a mis fieles consejeros: desde el determinado Drake, pasando por la fidelidad de Alim y la valentía de Enyra.

Extraigo un papel de pergamino y lo abro con dificultad: sufriré la ausencia de mi mano el resto de vida que me queda. Leo en voz alta la carta que enviaron los Buelhorn a mi hermano Gerad, pero gracias a que pudimos largarnos de aquel castillo infecto, puedo leerla yo. Se suponía que esto eran las condiciones de mi liberación, pero no tardarán en enviar una nueva... Paulina... te echo tanto de menos...
Josah Buelhorn escribió: Querido Gerad Orovecchio:

Tu hermano, Fabrizio Orovecchio, ha intentado atacarnos en nuestro propio hogar. Ha azuzado a su escolta contra nuestros guardias y él mismo ha intentado matarme. Pero tú ya sabes que siempre he sido mejor combatiente que tu hermano. No quiero alargarme más, pero no deseo que tengamos que resolver esto por las malas.

Devolveremos a Fabrizio Orovecchio si se cumplen las siguientes condiciones:
  • Queremos que se anule oficialmente, por el Cardenal de Ylathia Abelio Floricarpio, el matrimonio entre Fabrizio Orovecchio y Paulina Buelhorn.
  • Queremos que se anule cualquier celebración relacionada con el futuro matrimonio entre Draconio Orovecchio y Bianca Leone. Ese enlace no va a ocurrir.
  • También queremos una disculpa por escrito y la renuncia a la caballería de Draconio Orovecchio. La ofensa a nuestra familia ha sido demasiado grande, a pesar de que sea un héroe de guerra.
  • Por último, y no menos importante, el pago de 5.000.000 estrellas imperiales [monedas de oro] en concepto de daños y perjuicios.
Si estas condiciones no se cumplen antes del final de la primera semana de Elestio del año en curso, 1262, tendremos que tomar medidas desagradables. Por lo pronto hemos pasado a cuchillo a dos de vuestros soldados. Y no dejaremos de hacerlo hasta recibir respuesta por vuestra parte. Sé que eres un tipo listo, Gerad. No querrás hacernos enfadar, ni a nosotros ni a el Imperio.

Josah Buelhorn, señor de Altoviento
— Amigos... he intentado hacer las cosas bien, pero he pecado de bondad. No he aprendido nada de nuestros enfrentamientos con los malasthinos... Bien, no quiero perder más el tiempo... ¿qué vamos a hacer?

Fijo mi mirada en Abelio y Leezar, mis aliados afincados en el dominio divino y arcano, y en Gerad, mi joven y habilidoso hermano que sabe salir de cualquier agujero. Yo ya no me encuentro con fuerzas.