[1x05] Capítulo quinto «Pastos de Rasmalk»

Cuando los protagonistas de Ylat completen una Sesión, aparecerá aquí a la vista de todo el público.
Avatar de Usuario
Drake

Violencia gratuita
Oficial
Oficial
En este hilo: 12
Mensajes: 48
Registrado: Junio 2019
Logros: 1
Partida: Ylat
Posición: La Espada (Ejecutor / Verdugo)
Me gusta recibidos: 4

Re: [1x05] Capítulo quinto

Mensaje por Drake » 01 Sep 2019, 22:08

Enyra Petreius escribió:
01 Sep 2019, 21:17
Los Leone, Doña Bianca y su gente está aquí en Piedrahundida. Debemos hacer algo con los refugiados o nuestra gente podría comenzar a impacientarse o pensar que a más bocas que alimentar menos grano en el granero. [/i]
— He podido recolocar a la mayoría de las mujeres y los niños en otras casas, pero los solados y los hombres están viviendo en tiendas de campaña provisionales. Deberíamos darles algo que hacer, si están mucho tiempo ociosos y viviendo en malas condiciones empezaran a ser un problema. Gerad deberías tener una reunión formal con Bianca y tratar el asunto, a falta de Fabritzio, tendrás que tratarlo tu y es algo que no podemos seguir alargando.
Enyra Petreius escribió:
01 Sep 2019, 21:17
- Eso que decís, Lord Drake, es muy preocupante. Si lo desea podría realizar batidas de búsqueda. Tengo varios hombres que son excelentes rastreadores y estarían encantados de estar a sus ordenes. En mis ratos libres del entrenamiento podría unirme a usted y ayudar con lo que haga falta.
— Con la amenaza de los Buelhorn no se hasta que punto es buena idea aventurarse por los pantanos. Lo que si deberíamos es tener controlado Villa Musgo, por si los vigías ven algo o sucede algo raro, no queremos que les suceda algo como a los Leone. Leezar ha de poner en marcha ese ingenioso sistema suyo de mensajería lo antes posible o pase lo que pase, no podremos reaccionar a tiempo. Si estuviese en mi mano daría a Leezar todos los recursos necesarios para llevarlo a cabo, pero... no esta en mi mano.

Avatar de Usuario
Leezar Lockbruck

Recuerdo negro
Experto
Experto
En este hilo: 16
Mensajes: 86
Registrado: Junio 2019
Logros: 1
Personaje: Leezar Lockbruck
Partida: Ylat
Posición: El Orbe (Mago)
Me gusta dados: 5
Me gusta recibidos: 2
Contactar:

Re: [1x05] Capítulo quinto

Mensaje por Leezar Lockbruck » 01 Sep 2019, 22:10

DURANTE EL CONSEJO

*Viendo alguna mirada negativa más aparte de la de Gerad y el zonpenco del guardia con la antorcha, mi autocontrol flaquea y con tono neutro respondo*

- Me parece muy bien que me achaquéis las culpas de todo, total ¿para eso se tiene al mago en Piedrahundida no? *me la juego con el fuego y veo como Gerad me fulmina con la mirada* veo que tan solo subrayáis neciamente que se precipitó la explosión *asiento* ya... y que Mario lo detonó sacrificándose... claro... pero parece que escucháis las cosas a medias ¿verdad? *me rasco un oído con el dedo meñique* la parte en que la Piadosa, bañada en sangre de vestal, habría escapado de no ser por el sacrificio de Mario *doy con los puños en la mesa y me levanto* quien si me permitís... para tener tan solo diez años tuvo más cojones que todos los aquí reunidos *alzo la voz y mi acento de enano se marca más* porque actuó sin un ejército a las espaldas e inmolando de paso también el Grimorio de Gustaffon con él...

*Los presentes pueden ver cómo hasta ahora el enano no había perdido los papeles, su ira es palpable*

- ¿Soy un mago? ¿no soy de la familia? *doy un aplauso* tanta perspicacia junta es clamorosa... pero claro, volvéis a ver las cosas a medias... *clavo uno de mis dedos sobre la mesa* he intentado esforzarme, en ayudar en todo lo que he podido, simplemente por la amistad que me une con Lord Fabrizio, a pesar de vivir en un lugar donde me han apedreado y en donde casi toda la población me ha querido quemar desde que llegué... y vine a sabiendas, pues mi amigo me avisó... pero eso me dio igual, vine por la amistad que me une a él... por ayudar a una gente que haga lo que haga, me querra apedrear... *meto la silla en la mesa* pero esto se acabó... *señalo el montón de libros que va a quemar el paleto* quémalo, porque me marcho de estas tierras y espero que encontréis a otro que os fabrique recursos, que parece que es lo único que os interesaba de mi... *me giro y me dirijo hacia la puerta* enhorabuena, parece que Piedrahundida pierde a su sacerdote y a su mago en el mismo mes, a uno por que le dió por joder a su propia familia y al otro por querer ayudar a su amigo...

*Abro la puerta del consejo y espero unos segundos. Miro a Alim*

- Lo siento Alim, te tocará ahora ser el centro de las culpas de los otros eficientes miembros del Consejo...

*Me marcho sin un portazo. Al dia siguiente, si no ocurre nada, me marcharé de nuevo a mi hogar enanil*
Hasta la persona mas pequeña puede cambiar el curso del futuro.

Avatar de Usuario
Drake

Violencia gratuita
Oficial
Oficial
En este hilo: 12
Mensajes: 48
Registrado: Junio 2019
Logros: 1
Partida: Ylat
Posición: La Espada (Ejecutor / Verdugo)
Me gusta recibidos: 4

Re: [1x05] Capítulo quinto

Mensaje por Drake » 01 Sep 2019, 22:34

Se hace un silencio tras las palabras de Leezar y reflexiono sobre sus palabras cuando ya no esta en la sala.

— Pues nada señores... ahora nos tocara sopesar sobre que es más importante, tragarnos el orgullo... o no. De no ser así, deberíamos ir colgando rápido el anuncio del puesto bacante del Orbe, con tanto demonio y demás cosas arcanas que desconocemos que no paran de crearnos problemas, nos va hacer falta cubrirlo lo antes posible.

— En fin, no creo que haya mucho más que discutir. Un placer como siempre.


Me levanto y me marcho tranquilamente, tengo una taberna que visitar.

Avatar de Usuario
Alim de Mostaganem

Maña perfecta Corredor de seguros
Oficial
Oficial
En este hilo: 11
Mensajes: 55
Registrado: Junio 2019
Logros: 2
Personaje: Alim de Mostagánem
Partida: Ylat
Posición: La Visión (Espía)
Me gusta dados: 3
Me gusta recibidos: 3

Re: [1x05] Capítulo quinto

Mensaje por Alim de Mostaganem » 01 Sep 2019, 22:40

Leezar Lockbruck escribió:
01 Sep 2019, 22:10

*Abro la puerta del consejo y espero unos segundos. Miro a Alim*

- Lo siento Alim, te tocará ahora ser el centro de las culpas de los otros eficientes miembros del Consejo...

*Me marcho sin un portazo. Al dia siguiente, si no ocurre nada, me marcharé de nuevo a mi hogar enanil*
Alucino en colores. Mi padre se va un par de días, y Piedrahundida se va al garete. Me dirijo al consejo:

—Todos sabemos que los enanos son orgullosos y bastante testarudos, así que no sé si todas estas miradas, todos estos guiño-guiño-codazo-codazo tenían como objetivo cabrear a nuestro mago o perseguían algún otro fin. Leezar tiene razón en que no se le ha reconocido nada de lo que ha hecho por Piedrahundida, y se le ha criticado todo lo que se le podía criticar con acritud. Su maniobra con la pólvora, aunque sin duda peligrosa, nos ha salvado en unas circunstancias en las que podíamos estar enfrentándonos a un ser sobrenatural de poderes desconocidos, que ya había regado de sangre nuestra tierra, manejando a Abelio como su títere con la cachiporra...

Me encaro directamente a Gerad:

—Tío, ya sé que tu situación es harto difícil, que todas las cosas se complican y que no acabas de ver la luz al final del túnel. Pero creo que te corresponde hablar con Leezar, calmarlo y convencerle de que no se vaya. Por una parte, sería triste que volviera mi padre y se encontrase con que no te has molestado en impedir que su amigo se vaya ofendido. Y por otra, desde un punto de vista puramente egoísta, creo que Piedrahundida no puede permitirse perder a su Orbe en este momento. Esto no haría más que complicar aún más una situación que tiene poco de sencilla.

Y ahora, al resto del Consejo:

—A los demás, os ruego que tengáis más tacto con el enano. Pensad bien si Piedrahundida puede permitirse perder a su Orbe. Pensad si nos beneficia o nos perjudica que se vaya. Y si consideráis que es importante que se quede, poned algo de vuestra parte. Nada cuesta poner también un poco el acento en las cosas positivas que hace, y no estar siempre refunfuñando por lo que no nos gusta.

Salgo de la sala en busca de Leezar, voy a tratar de hablar con él, que recapacite y que no se vaya. Intentaré convencerle de que también tiene amigos en Piedrahundida, y le regalaré un vale para 3 visitas de lujo total con todo pagado en la Casa del Amor ;-)
احذر عدوك مرة وصديقك ألف مرة فإن انقلب الصديق فهو أعلم بالمضرة

Avatar de Usuario
Gerad

Maña perfecta Ojos de serpiente
Oficial
Oficial
En este hilo: 9
Mensajes: 41
Registrado: Junio 2019
Logros: 2
Partida: Ylat
Posición: El Manto (Consejero)
Me gusta dados: 1
Me gusta recibidos: 4

Re: [1x05] Capítulo quinto

Mensaje por Gerad » 01 Sep 2019, 23:32

El guardia se va a incenciar la biblioteca como tenía ordenado.

Todos me echan un pulso, todos están en mi contra y no lo voy a consentir.

- Guardias, dad una mula al enano y acompañadle a las afueras de Piedrahundida. Si se resiste consideradlo un ataque. Buscaremos un nuevo Orbe. En cuanto vuelva Fabrizio me voy de aquí, Abelio, Leezar... Sois unos traidores.

Abelio Floricarpio

Mártir de Ylathia
Experto
Experto
En este hilo: 19
Mensajes: 82
Registrado: Junio 2019
Logros: 1
Partida: Ylat
Posición: El Espíritu (Sacerdote)
Me gusta dados: 1

Re: [1x05] Capítulo quinto

Mensaje por Abelio Floricarpio » 02 Sep 2019, 00:02

MIS DELIRIOS

Sucubos, incubos, engendros mutilados, seres con enormes vaginas dentadas surcando sus vientres como una sonrisa de gato nocturno me han martirizado noche y día. El tiempo pasa distinto aquí, este donde esté. Rezo, rezo, rezo.... El dolor recorre mi cuerpo. Lloro, grito, pido piedad y continuo mis letanías.

"No te cansas Abelio Floricarpio??!!" Esa voz indescriptible suena por delante, por detrás, como si me gritasen a la vez 6 personas de diferentes puntos y a diferentes distancias, unas sensuales, otras agudas, otras demoniacas, graves, metálicas y rasposas, silibantes y viperinas, voces...

"Tu diosa no puede oirte aquí. Aquí mando yo. Y aquí y cuando es Piedra Hundida en su verdadera forma, su arquitectura y su ancla con el tiempo que tu llamas realidad, está ahora, donde tú, cuando yo, Abelio, está es tu casa, mira la bien!!"

Colgado boca abajo con los brazos colgando engrilletados a la tierra rojiza, y con las piernas abiertas en V en una cruz de metal oxidado en forma de Y, estoy desnudo, han cosido cuerdas de una pierna a otra, atravesando mi carne y Enyra, desnuda, toca una melodía con las cuerdas, convirtiendo mi carne en un arpa ponzoñosa. Canta...
"La tierra del hombre
Es la gran mentira
Ylathia no está
La mató Enyra
El pobre Abelio
Lloró diez decenios
Su Diosa olvidó
Otorgarle su premio..."

El pequeño Leezar, rollizo y velloso revolotea a mi alrededor con unas horribles alas de mosca que nacen de su espalda, 2 pares, que brillan con enfermos reflejos verdosos a la luz de tres soles blanquecinos que me hacen sudar mares. Dice:

"La FE no es nada Monseñor
La magia es el único poder.
El demonio es mi amigo
¿quieres tú ser mi amigo?"

Frente a mi visión boca abajo, veo a Gerad y Drake, desnudos, combatiendo el uno con el otro con piezas del cadáver desmembrado de Fabrizio, uno bien de una pierna podrida que choca con sonido de charcutería contra un brazo dialogado que el hermano pequeño esgrime por un hueso.

Otra vez las voces:

"Abelio... tiñe el Marjal de rojo para nosotros...Abelio...Tenemos sed... brinda con nosotros..."

Unas nubes púrpura cubren el cielo anaranjado, truenan, el rayo me atraviesa desde mi pene hasta la oreja izquierda. Llueve sangre, jarrea, y mi boca se llena de sabor a metal.
Tartamudo, lloro, cataratas de baba y sangre nubla mi vista. Escupo ahogado y rezo...Rezo...Rezo...

La voz se mete más en mi cabeza. Abelio

Abelio

ABELIO

....

LA CELDA

Abro los ojos... oigo de nuevo ABELIO !!!
conozco esa voz , pero no veo nada ni nadie... todo está extrañamente rojo.
"Alim?? Eres tú?? Donde estoy??"

No veo a mi joven amigo hereje. Pero me agarra, noto toallas en mi frente, aceites en mi escuálido torso. Me cuida.
Me cuenta lo ocurrido. Sin duda estoy ciego. Sin duda ese ser maligno se aprovechó de mi fe. Los caminos de Ylathia son caprichosos. Me ha puesto a prueba con semejante engaño.

Oigo pasos... hay dos voces...una la conozco... Draconio !!!

"Aquí tiene al... obispo si es que sigue ostentando algún puesto por el momento, antes de su juicio"

Interrumpo "¿como? Drake ¿sois vos? Alim, dímelo... "
Alim calla o se ha ido.

La voz desconocida habla firme, imperativa, hostil:

"Monseñor Abelio Floricarpio. Soy inquisidor de la cuarta legión Santa de Malashtar. Responda mis preguntas:

- ¿Que motivó su cisma ?

- cisma? Yo soy fiel a la palabra de Ylathia y su doncella, Rufiana La Piadosa, me ordenó, yo cumplí, como buen fiel.

- ¿Como confirmó que fuese una encarnación de una Santa mártir y profeta?

-¿Que como? Era una momia que revertio su putridez tornandose en saludable y fertil lozania en cuanto su cadáver fue introducido en la sacristía de un edificio bendecido. Draconio lo vio. ¿hay más muestra de milagro que ese?

- ¿No se aseguró de que fuese brujería y no un milagro?

- Resistió el agua bendecida, las lágrimas de Ylathia. Sin sufrir , sin inmutarse.

- ¿No procedió a la cantiga de exorcismo?

- Carta a los Naminfrios 2-VI , "Y la sangre de cualquier Santa o evangelista bendecido que bañe la tierra que os he regalado a los hombres, regara abundantes brotes de mi generosa bondad" interprete los textos señor, del sarcófago brotó una maleza rojiza, un ... musgo... similar al de las vainas lodosas de la región que usamos en misa y sacramentos y que la diócesis considera divina. Yo... creí estar en lo cierto.

- "¿sus ojos... Que le ha pasado?

- ella, me dio una visión especial con monedas con la efigie de la madre. ¿Que otra muestra necesitaba para convencerme? Veia dos mundos en uno, veía por delante y por detrás del velo, veía las intenciones de cada alma, su pena, su dolor, su alegría, y estaban hambrientos de fe Lord inquisidor. Sus corazones estaban abiertos de par en par, alimentándose de la palabra. Estaba... Evangelizando!!!

- ¿sigue teniendo esa... visión?

- no. No señor. No veo nada, estoy ciego. Pero oigo... estoy agudizando el oído, y oigo una voz, dulce, suave, pero lejana, que aún no logró entender...

- Una voz??

- eso creo, aunque de momento no es más que un susurro... un jarro tras un muro. Tibio. Incomprensible...

- ¿quiere añadir algo más?

- no.. creo que no, estoy muy aturdido.

- ¿se arrepentiria de sus delitos contra la iglesia?

- delitos? Llamarlo errores, tal vez, o pruebas, pero yo solo quise obrar según la fe.

- La FE.... ¿tiene usted fe aún?

- más que nunca señor. Moriría por Ylathia ahora mismo.

- no tenga prisa Monseñor. Tal vez lo haga. La Iglesia va a estudiar su causa. A su favor tenemos la conversión de la familia Pamphilo, su heredero, Don Jiggalen, ha donado una serie de tierras y bienes a la iglesia, y afirma que usted lo bautizó.
También sabemos que ha sido firme contra actividades afganas en la región.
Por cierto,respecto esto último... El suceso de la Torre. ¿La purga fue consumada? ¿Que hay de posibles discípulos de aquella escuela del tal... Gustaffon? ¿Que puede decir del mago enano de la cohorte y sus ayudantes y sirvientes?

- La torre fue destruida. ¿purgada? - largo silencio, oigo voces en mi cabeza, muchas, diferentes al dulce susurro tan lejano, hablan idiomas muertos , me da un pinchazo doloroso de jaqueca, me quejo y continuo - purgada... sí... purgada. El enano... Leezar? Oh, Leezar. Considere despedirme un certificado de pureza mental. Es cuerdo. No ha sido corrompido.

- ¿como está tan seguro?

- Leezar es un hombre firme. La rectitud de Ylathia adopta muchas formas "Observar bien y con detenimiento, que cualquier metal otorga el mismo valor a la moneda acuñada con mi rostro." Cartas al rey enano de Barak Mar Cazar. 12-IX .

- Hablo de la purga Monseñor.

- Sufro de nuevo una jaqueca repentino y grito entredientes - Arrrghhhh .... Me duele mucho aún señor yo....

Me desmayo entre sudores. Noto manos sujetandome, pero caigo durante segundos al vacío, chocó contra una masa de líquido, me hundo pesado y lento, trago líquido, sabe a sangre, pero no me ahogo, trago y respiro, soy un pez.
Un pez feo y horrible, una piraña de la ciénaga, la corriente me lleva a alguna parte, rápido, como una flecha. Y entonces me enredo en una red de pesca, me sacan al exterior, coleo espasmodico, no puedo respirar, la luz me ciega , no veo nada, pero tras varios parpadeos, la veo, radiante ante mi, luminosa, me sujeta dentro de la red, hermosa y pura pescadores de almas...

Abelio ... Me susurra... Ten fe Abelio....

Y vuelvo a despertar. No oigo voces en la celda ahora, sólo oigo el viento entre los ladrillos y una gotera.

Rezo... Rezo.... Rezo....

Avatar de Usuario
Enyra Petreius

Frialdad perfecta
Oficial
Oficial
En este hilo: 9
Mensajes: 48
Registrado: Junio 2019
Logros: 2
Partida: Ylat
Posición: El Blasón (General)
Me gusta dados: 19

Re: [1x05] Capítulo quinto

Mensaje por Enyra Petreius » 02 Sep 2019, 11:59

Leezar Lockbruck escribió:
01 Sep 2019, 22:10
*me rasco un oído con el dedo meñique* la parte en que la Piadosa, bañada en sangre de vestal, habría escapado de no ser por el sacrificio de Mario *doy con los puños en la mesa y me levanto* quien si me permitís... para tener tan solo diez años tuvo más cojones que todos los aquí reunidos *alzo la voz y mi acento de enano se marca más* porque actuó sin un ejército a las espaldas e inmolando de paso también el Grimorio de Gustaffon con él...
Imagen

No me corto con la fuerza. Da gracias que al menos me he quitado el guante de mi armadura completa.

- Pues que sea él quien os salve el culo la próxima vez. Ahora, al menos al resto del consejo, merece una disculpa por su falta de paciencia.

Vuelvo a mi asiento.

- Gerad, sé que la presión puede jugar malas pasadas y es la primera vez que os enfrentais a una situación parecida. Pero mi consejo es que siempre hay que mantener la cabeza fría.

Miro a mis soldados para que aparten la antorcha de los libros.
Off Topic
Realizo la acción justo después de lo citado. Leezar, tu dirás si cambias o no la narración tras lo que ha pasado. Igual para los que habéis actuado tras él, siempre y cuando si decide cambiar su acción. También me gustaría que TODOS nos comprometiésemos a respetar los turnos de los demás, no pisar acontecimientos y dejar que todo el mundo pueda intervenir. Estamos aquí para divertirnos y contar una historia ENTRE TODOS.
La muerte nos sonríe a todos, así que devolvámosle la sonrisa.

Avatar de Usuario
Leezar Lockbruck

Recuerdo negro
Experto
Experto
En este hilo: 16
Mensajes: 86
Registrado: Junio 2019
Logros: 1
Personaje: Leezar Lockbruck
Partida: Ylat
Posición: El Orbe (Mago)
Me gusta dados: 5
Me gusta recibidos: 2
Contactar:

Re: [1x05] Capítulo quinto

Mensaje por Leezar Lockbruck » 02 Sep 2019, 12:24

Enyra Petreius escribió:
02 Sep 2019, 11:59
Leezar Lockbruck escribió:
01 Sep 2019, 22:10
*me rasco un oído con el dedo meñique* la parte en que la Piadosa, bañada en sangre de vestal, habría escapado de no ser por el sacrificio de Mario *doy con los puños en la mesa y me levanto* quien si me permitís... para tener tan solo diez años tuvo más cojones que todos los aquí reunidos *alzo la voz y mi acento de enano se marca más* porque actuó sin un ejército a las espaldas e inmolando de paso también el Grimorio de Gustaffon con él...
Imagen

No me corto con la fuerza. Da gracias que al menos me he quitado el guante de mi armadura completa.

- Pues que sea él quien os salve el culo la próxima vez. Ahora, al menos al resto del consejo, merece una disculpa por su falta de paciencia.

Vuelvo a mi asiento.

- Gerad, sé que la presión puede jugar malas pasadas y es la primera vez que os enfrentais a una situación parecida. Pero mi consejo es que siempre hay que mantener la cabeza fría.

Miro a mis soldados para que aparten la antorcha de los libros.
Off Topic
Realizo la acción justo después de lo citado. Leezar, tu dirás si cambias o no la narración tras lo que ha pasado. Igual para los que habéis actuado tras él, siempre y cuando si decide cambiar su acción. También me gustaría que TODOS nos comprometiésemos a respetar los turnos de los demás, no pisar acontecimientos y dejar que todo el mundo pueda intervenir. Estamos aquí para divertirnos y contar una historia ENTRE TODOS.
*El bofetón me hace callar y durante unos segundos me doy cuenta de que me he dejado llevar por la ira y la frustración. Quizás lo que me dijo el demonio y consideré que había soportado estoicamente, había en realidad causado mella en mi voluntad, generándome dudas y desasosiego*

*Pongo las manos sobre la mesa y miro a Enyra mientras se sienta y luego a Gerad*

- No he debido perder los papeles como acabo de hacer... *miro a los ojos al hermano de mi amigo* te pido disculpas por mi comportamiento, pues puede que todo esto me sobrepasase... *suspiro y me siento de nuevo* efectivamente, me apresuré sin tener un consentimiento pleno del Consejo... *poco a poco voy recuperando la respiración tras mi ataque de ira* la sucesión de acontecimientos me alarmaron... una cosa era enfrentarse a una entidad maligna alejada de Piedrahundida, como la de la torre, pero otra muy distinta era enfrentarse a una en nuestro propio núcleo... alentando los peligros de una guerra civil en un momento tan oscuro como el que vivimos... quise cumplir el dicho local de que "el toro se frena por los cuernos"... pero debí esperar a que se tomara una decisión, por bien intencionada que fuese mi idea, eso no justificaba que pasara por encima de vuestra decisión... *suspiro* pero... *frunzo el ceño* debí controlar más a Mario... subestimé sus ansias de venganza contra el demonio que le arrebató su vida, su familia... pero ahora... parece que el Grimorio de Gustaffon al fin está destruido... *miro a Drake, quien comentó la posibilidad de que quizás hubiera supervivientes* o eso espero de todo corazón...

*Por lo demás y a excepción de que haya respuesta a lo que he dicho, en cuyo caso responderé si se me permite, llevaré a cabo lo que posteé anteriormente con alguna modificación*
Leezar Lockbruck escribió:
31 Ago 2019, 13:36
*Durante el resto del Consejo prosigue, no aporta nada más que silencio. Intervenir posiblemente haga que se me suelte la lengua y no es el momento*

*Cuando se disuelve la reunión, me dirijo a la biblioteca tras recoger mis libros y los dejo ahí. Me enfrascaré en la lectura, pero eso será después. Ahora me dirijo al templo*

*Quiero ayudar a los soldados a limpiar ese pozo de corrupción: cadáveres y sobre todo, supervisar que no quede rastro de magia oscura en el lugar*
*También añado que una vez en el templo, querré ver por mis propios ojos la cueva que ha comentado Drake y si percibo algún rastro mágico que indique que la Piadosa o el Grimorio de Gustaffon consiguieron escapar de algún modo a tremenda explosión*
Hasta la persona mas pequeña puede cambiar el curso del futuro.

Avatar de Usuario
Gerad

Maña perfecta Ojos de serpiente
Oficial
Oficial
En este hilo: 9
Mensajes: 41
Registrado: Junio 2019
Logros: 2
Partida: Ylat
Posición: El Manto (Consejero)
Me gusta dados: 1
Me gusta recibidos: 4

Re: [1x05] Capítulo quinto

Mensaje por Gerad » 02 Sep 2019, 15:15

El movimiento del bofetón ha sido rápido y nos hace a todos casi despertar. Miro al soldado de la antorcha que está titubeante. Le hago un gesto de negación con la cabeza, y deja la antorcha en la pared y se va.

Acepto las disculpas de Leezar. Sigo enfadado pero parece que al menos ha comprendido el motivo de la bronca. Doy el visto bueno a la exploración de las cuevas.
Última edición por Gerad el 03 Sep 2019, 10:20, editado 1 vez en total.

Abelio Floricarpio

Mártir de Ylathia
Experto
Experto
En este hilo: 19
Mensajes: 82
Registrado: Junio 2019
Logros: 1
Partida: Ylat
Posición: El Espíritu (Sacerdote)
Me gusta dados: 1

Re: [1x05] Capítulo quinto

Mensaje por Abelio Floricarpio » 02 Sep 2019, 16:23

Duermo en la celda.
Cuando comienzo a devolverme. Despierto sobresaltado, he creído oír como alguien decía mi nombre.
Aún veo todo rojo carne. MIS párpados están sellados y llenos de pus.
Noto algo que me trepa por la pierna, no se que es, pero se me enreda como un tentáculo o una legión de insectos con miles de patitas.
Me rasco como loco pero no tengo claro que arañó. Me escuece la piel.
Grito.
Canturreo un salmo.
Grito de nuevo.
Noto como asciende por mis pantorrillas , tengo miedo, no lo veo, no se que es.
Me tiro al suelo y ruedo como si estuviese en llamas.
Me repita por la entrepierna, viola mi ano, aprieto fuerte las nalgas, la sensación me disgusta y me convo en el frío suelo mojado que apesta a moho y orina.
Lo noto pegándose a mi interior.
No puedo evitarlo. Me araña, es pegajoso, duele como retortijones y puñales, me rasco la panza , noto las uñas húmedas, seguro que de mi sangre, quiero atravesarme y sacarme las entrañas pero no llegó, no llegó, mi carne es muy dura.
Arcadas, vómito, lágrimas entre la pus.
Balbuceo
"Sagrada es la maestra que educa las almas de los obedientes.
Dulce es su beso de buenas noches cuando se agota nuestra existencia.
Cálida su canción de cuna cuando resucitamos en cualquiera de las 21 vidas que nos otorga a los que confiamos
21 Damas
21 Caras de 21 cuentas de Rosario
21 Días de martirio
21 Monedas para el difunto
21 Milagros
21 ... 21...21....."

Todo me da vueltas, sufro calambres en todo mi cuerpo.
No se que está pasandome

Avatar de Usuario
Leezar Lockbruck

Recuerdo negro
Experto
Experto
En este hilo: 16
Mensajes: 86
Registrado: Junio 2019
Logros: 1
Personaje: Leezar Lockbruck
Partida: Ylat
Posición: El Orbe (Mago)
Me gusta dados: 5
Me gusta recibidos: 2
Contactar:

Re: [1x05] Capítulo quinto

Mensaje por Leezar Lockbruck » 02 Sep 2019, 19:47

*Tirada de Solvencia*

Imagen

Superada

*Mi vida austera hace que mis ahorros no se resientan. Colaboro económicamente con la casa, pero como enano, sé controlar los gastos para que estos no se resientan y se vean regenerados al poco con nuevos ingresos*
Hasta la persona mas pequeña puede cambiar el curso del futuro.

Avatar de Usuario
Starkvind
Señor Narrador
Señor Narrador
En este hilo: 14
Mensajes: 381
Registrado: Julio 2018
Me gusta dados: 9
Me gusta recibidos: 32
Contactar:

Re: [1x05] Capítulo quinto

Mensaje por Starkvind » 02 Sep 2019, 20:01

Drake escribió:
30 Ago 2019, 22:34
Con la Inquisición nos hemos topado.
Permanezco junto a Gerad cuando se reúne con Rewill Borney y sus hombres. La conversación es larga y tensa, todo esto mientras ocurren los altercados en la iglesia de Yhaltia. Después de la explosión, acompaño a Rewill Borney y a sus hombres hacia la iglesia en busca del Obispo que tanto solicitan ver. Al llegar al patio de armas vemos a unos hombres trasladar a Abelio inconsciente hacia las mazmorras. Acompaño al inquisidor Rewill y sus hombres y les dejo hablar con Abelio, si Rewill lo permite permaneceré presente durante el interrogatiro.
Abelio Floricarpio escribió:
02 Sep 2019, 00:02
"Aquí tiene al... obispo si es que sigue ostentando algún puesto por el momento, antes de su juicio"

Interrumpo "¿como? Drake ¿sois vos? Alim, dímelo... "
Alim calla o se ha ido.

La voz desconocida habla firme, imperativa, hostil:

"Monseñor Abelio Floricarpio. Soy inquisidor de la cuarta legión Santa de Malashtar. Responda mis preguntas:

[...]
Después del consejo en el que Gerad amenaza con quemar la Biblioteca y Leezar amenaza con marcharse de Piedrahundida, toca el momento de justicia inquisidora para Abelio Floricarpio. El inquisidor Rewill Borney ha estado dándose un festín en las cocinas de la Fortaleza, saboreando cada pieza de anfíptera frita, tortilla de huevos revueltos y vino nidamorense que ha podido. Tras una merienda algo copiosa mientras vosotros os gritábais y amenazábais, uno de los guardias de Varlyna se acerca a Gerad y solicita la presencia de Abelio Floricarpio, la generala Petreius y el resto de miembros del Consejo en un patio interior de la fortaleza.

El inquisidor solicita una cuna de Judas —bueno, llamada de otro modo pero para que os hagáis una idea—, dos cadenas que se acoplen a las columnas del patio y un brasero. Los guardias arrastran a Abelio de las profundidades de las mazmorras y le veis llegar completamente demacrado: los ojos en carne viva, escuálido —parece que todo el tiempo que ha estado bajo el influjo de La Piadosa no ha comido ni bebido— y balbuceando salmos memorizados en sus misas con la esperanza de aferrarse al último reducto puro de su alma. Su boca está manchada de restos de semillas y un líquido negro gotea desde la comisura de sus labios. Borney no tiene un ápice de compasión: en cuanto sus dos hombres arrojan al sacerdote a sus pies, le agarra la mandíbula y le espeta con voz autoritaria.


— ¡Soy el inquisidor Rewill Borney, de la cuarta legión santa de Malashtar! ¡Contesta lo que se te va a preguntar, vil pecador! — de un gesto rápido, las cadenas rodean a Abeliio por debajo de sus sobacos y lo elevan en el aire, como un chorizo flácido y blanquecino. Los que estáis observando esto, si aún aguantáis, sufrís un escalofrío que os hiela desde el coxis hasta la nuca. — Se te colocará sobre el lecho de agonía de Brahemfor, que sufrío la tortura por los monstruos de Sylestria durante seis años, seis meses y seis semanas antes de desangrarse por completo, y escupirás la verdad o morirás ahogado en tu sangre.

El cuerpo de Abelio, medio inconsciente, es elevado por los guardias de Varlyna a varios metros sobre la Cuna de Brahemfor. A orden del inquisidor, dejan caer como un saco de patatas al pobre sacerdote, que es atravesado brutalmente por el pico afilado. Comienza a sangrar abundantemente por el área del ano, pero no emite ningún sonido, solo continúa con sus salmos.

— ¿Qué motivó tu cisma, hereje? ¿Cómo te has dejado llevar por un monstruo blasfemo? ¿No llevaste a cabo el exorcismo que se te fue enseñado en tus seminarios? ¡Idiota! ¡Estulto!

Las respuestas del pobre Abelio, como él ha descrito en sus publicaciones, son las mismas que ya ha indicado. La tortura es repugnante, todos aquellos que tengáis Frialdad 0 o menos debéis apartaros del patio para vomitar a gusto. Incluso los que habéis presenciado la masacre de La Piadosa sentís mal cuerpo. En vuestras cabezas resonarán, durante un tiempo, los quejidos casi imperceptibles de Abelio, completamente destrozado.

Finalmente, cuando el inquisidor ha obtenido lo que quiere, deja que sus esbirros suelten a Abelio de la Cuna de Brahemfor. El sacerdote está temblando de dolor, varios regueros de sangre manan de su zona perineal y casi no puede sostenerse en pie. Uno de vosotros corre a atenderle y lo que estáis viendo ahora dista mucho del zelote determinado que era por la mañana. Todos los presentes tenéis que decidir lo siguiente:
  • Si de verdad os importa Abelio algo, ya sea como familiar o como persona, tenéis que modificar negativamente vuestro Ánimo.
  • Si no os importa, haced una prueba de Gallardía. Si no la superáis, aunque sea con un éxito parcial, perdéis automáticamente 1 punto de Ánimo.
  • A todo esto, Abelio pierde 1 punto de Salud automáticamente.
Sin embargo, antes de que os lo llevéis, el inquisidor Borney os exige parar. Uno de los guardias ha regresado de comprobar el estado del Templo de Ylathia y traslada —con bastantes y escabrosos detalles— la escena de las vestales descorazonadas. Podéis notar que la furia hierve por el interior de la cara del inquisidor, que agarra al pobre Abelio y lo sienta de rodillas. Dos de sus guardias lo agarran de los brazos y lo colocan en una posición de crucifixión sentado.


— Por Nuestra Señora Ylathia, Diosa de la Moneda, Lanza de la Justicia, aquella que surgió del lago de plata y la que trajo la civilización a nuestro barbárico mundo, te condeno a llevar su nombre en tu espalda. — agarra los hierros de marcar, uno con la letra «YL» y otro con la letra «TH», y los mete en las brasas. En seguida se vuelven de color rojo ardiente, y los clava, a la vez, en los omóplatos del pobre Abelio. Esta vez sí que chilla como un cerdo en plena matanza y sus gritos de agonía arrancan una sonrisa al inquisidor, que incluso hace más fuerza a medida que el volumen aumenta. — Ahora llevarás a la Precursora a tus espaldas por siempre, Abelio Floricarpio. — el presbítero no aguanta más el dolor y cae derrotado. Su sotana ha sido desgarrada para que puedan marcarlo, sus glúteos y piernas están llenos de sangre y su rostro ha adquirido un color blanquecino. Las venas de su cara se marcan como ríos púrpura pulsantes, mientras sus ojos miran al infinito. Rowill Borney vuelve a meter los hierros en el brasero y sonríe, mostrando una dentadura verdosa, casi picada por diversas enfermedades dentales. — Ahora os lo podéis llevar. Sus palabras han sido sinceras, solo ha sido un estúpido que se ha dejado llevar por aires de grandeza. Ha estado molestando a las grandes catedrales de Malasthar en busca de ser algo más de lo que es: un simple obispo de provincia. — justo después de decir esto, suelta un sonoro eructo y escupe un trozo de comida a medio digerir. — Las donaciones del último superviviente de los Pamphilos le van a permitir vivir; en cuanto se recupere espero que vuelva a cumplir con su función como enviado de Ylathia. Incluso quizás se le permita guiar a una expedición a aquellos lugares que dice que hay reliquias. Pero por lo pronto, tendrá que recuperarse de la purga espiritual a la que ha sido sometido. — se agacha y agarra a Abelio del poco pelo que tiene tras la cabeza. — Ahora descansa, hermano.

Sin más que añadir, se retira a los aposentos que le habéis ofrecido y sus guardias se encargan de recoger los instrumentos de tortura del patio, si bien no limpian los fluídos que han salido de Abelio.

Avatar de Usuario
Leezar Lockbruck

Recuerdo negro
Experto
Experto
En este hilo: 16
Mensajes: 86
Registrado: Junio 2019
Logros: 1
Personaje: Leezar Lockbruck
Partida: Ylat
Posición: El Orbe (Mago)
Me gusta dados: 5
Me gusta recibidos: 2
Contactar:

Re: [1x05] Capítulo quinto

Mensaje por Leezar Lockbruck » 02 Sep 2019, 20:24

*Observar tal grado de crueldad humana me repugna hasta el punto que debo apartarme a una esquina para vaciar mi estómago. Desapruebo profundamente las acciones de Abelio, pero el trato que le están dado me parece casi tan monstruoso como lo que he presenciado por obra de la Piadosa*

*Por muchos rifi-rafes con el sacerdote, no puedo evitar empatizar con alguien con el que he convivido y compartido el día a día. Realizo tirada de Ánimo para ver si se degrada*

Imagen

Fallo

*Degradación de mi Ánimo de Pasable a Deplorable. Una experiencia tan traumática me causa mella en el espíritu de forma profunda. Puede que Abelio se mereciera un castigo por haber caído en las tentaciones de un monstruo, pero no un calvario de tal envergadura sólo capaz de ser practicado por una persona tan monstruosa como aquella a la que sirvió*
Hasta la persona mas pequeña puede cambiar el curso del futuro.

Abelio Floricarpio

Mártir de Ylathia
Experto
Experto
En este hilo: 19
Mensajes: 82
Registrado: Junio 2019
Logros: 1
Partida: Ylat
Posición: El Espíritu (Sacerdote)
Me gusta dados: 1

Re: [1x05] Capítulo quinto

Mensaje por Abelio Floricarpio » 02 Sep 2019, 21:12

Deseo morir con todas mis ganas.
Ojalá muera ya. Ahora. No soy Ylathia, no tengo su fuerza de voluntad ni su gallardía, no superaría ni 21 minutos de sus 21 días de martirio. Ahora me doy cuenta. Sólo soy carne, sólo soy hombre, mi título no sirve de nada en este valle de desolación. Ni mis monedas con cara de Ylathia me salvarán. Mi alma se desprende de todo, descarnada, buscando la muerte.

Durante mi tortura se me salta la costra de un párpado, la luz baña mi cerebro embobado y anestesiada. Oigo un ronroneo violento de quien supongo es mi inquisidor.
Logro enfocar mi único ojo, lo poco que puedo, y veo borroso y con extraños colores. Ahí está ese hombre soberbio y embravecido, ese pecador. A su lado le veo a el, ese ser, Delgado, cabezón, sin rostro, todo sonrisa con 3 filas de agujas marfileas y su larga lengua lujuriosa. Se ríe, no para, se retuerce de risa mientras creo morir.
Mogg Shattoth .
Pronunció un exorcismo en la antigua lengua pero nadie me oye, el ser sigue riéndose, chapotea a la pata coja sobre mi sangre y fluidos. ¿nadie lo ve?
Pasea por el patio haciendo gestos obscenos y bienes. Parece un niño travieso lleno de júbilo.

Me bajan, me marcan como una vaca y entonces, mi alma quiebra, abandona mi cuerpo.

Estoy de pie, sin heridas, frente a mi cascarón humano moribundo. Mogg Shatthoth me mira extrañado, esto ya no le hace gracia.
"Abelio... vuelve a tu saco de vísceras!!!"
- "no"
"He dicho que vuelvas!!! "
-"nunca mas"
"Vaagh na zarkasthi sub rlye soggath ath fan tuluck bramwl rusro!!!!"
-" El orden es la más continua tentación de mis hijos, pues cada paso es una posibilidad inefable de abandonar el sendero. ¿Cual entonces es el sentido del orden, de la rectitud de la lanza? Regresar a esa línea de buenas decisiones, abandonando misregalos, las monedas, sin necesidad del acero ni de la carne. Amaos como una madre ama a sus hijos. "

"Estúpida criatura "
El demonio adopta la forma de la Piadosa una vez más, desnuda, perfecta, pura Pero sucia y libidonosa:
"Mamá de mi pecho hijo mío, arrodillate y bebe de mi"
-"Falso idolo grotesco"
Mi alma camina ignorando la puta falaz . Miro la escena que sucede al margen de los ojos de mis antiguos camaradas. Enyra, Drake, Alim, Leezar, Gerad.... Están perdidos . No más de lo que yo lo estuve.
-"Vamos a expulsarte de nuestra casa bicho! "
Mogg Shotthoth ríe a carcajadas con el aspecto de Rufiana.
"Voy a masturbarme con tu corazón vacío idiota ingrato!!"
Cierro los ojos, los abro, vuelvo A ser un pellejo moribundo tuerto tirado en el suelo de la plaza.
Sonrio.
"Ylathia está conmigo"
Oigo una voz femenina decir mi nombre... Abelio

Avatar de Usuario
Alim de Mostaganem

Maña perfecta Corredor de seguros
Oficial
Oficial
En este hilo: 11
Mensajes: 55
Registrado: Junio 2019
Logros: 2
Personaje: Alim de Mostagánem
Partida: Ylat
Posición: La Visión (Espía)
Me gusta dados: 3
Me gusta recibidos: 3

Re: [1x05] Capítulo quinto

Mensaje por Alim de Mostaganem » 03 Sep 2019, 07:44

Abelio es un amigo en dificultades. En pocos días ha sido poseído por un demonio, afectado por su excesiva afición a las semillas lodosas, y ahora esto. Pero lo que estoy viendo no se está acumulando en mi interior como tristeza o dolor, sino como rabia, una rabia como no había sentido nunca. Mi ánimo no se resiente:

Imagen

Pero siento que esta rabia va a salir como una erupción volcánica. Me alejo un poco para pensar fríamente lo que voy a hacer, porque no voy a dejar que esta rabia me reconcoma el resto de mi vida, o que explote sin control. Y si no hago algo, eso es lo que va a suceder...

Contador de Historia
Al anochecer, me dirijo a la cocina, donde sé que estará el noble Rewill Borney, gran Inquisidor, degustando nuestras más exquisitas viandas y nuestros mejores vinos. Le acompañan dos guardias, como siempre. Le saludo con una reverencia, y entablo conversación casual con él, controlando muy mucho que mi tono de voz no deje traslucir lo que siento hacia él. Sabiendo de sus gustos sibaríticos, saco de entre mis ropajes una botella de hidromiel, y le invito a probarla, asegurándole que es una bebida ujiba (mentira) que no ha probado nunca, completamente diferente de cualquier otra bebida. El Inquisidor se sirve una gran jarra hasta el borde, como el auténtico patán que es.

Ofrezco dos pequeñitos vasos a los guardias que le acompañan, para que lo prueben. Los guardias dudan, pero el Inquisidor ha bebido mucho, y les hace un guiño, invitándoles a probar la bebida...

Menos de 10 minutos después, los tres están completamente inconscientes. Ni un cañonazo (o una explosión en el templo) les despertaría. Espero que Leezar me perdone por haberle robado el poderoso narcótico de su armario de alquimia... Los otros 10 guardias del Inquisidor, repartidos en sus dormitorios, paseando, etc., han recibido sabrosos «tentempiés» de mis hombres, y todos ellos están también fuera de combate.

Aunque mis espías no están acostumbrados a este trabajo, están cumpliendo mis órdenes a la perfección. Nunca les he visto tan sueltos, tan hábiles, y tan dispuestos. Las semillas lodosas que les he administrado probablemente tengan mucho que ver en ello...

Mando llevar al Inquisidor y a sus guardias al templo. Y hago que traigan la cuna de Brahemfor.

Me lleva algo de tiempo, pero consigo montar la misa que quiero dar, por una vez, yo mismo. Los doce guardias, atados con tanta cuerda que parecen chorizos, dejando descubierta sólo la parte del pecho donde está el corazón. Borney, colgando sobre la cuna de Brahemfor, también atado y fuertemente amordazado, pero no sin antes haberle administrado un antídoto para el narcótico: quiero que esté despierto, quiero que «disfrute» de cada instante de mi misa. La incomprensión se refleja en sus ojos, pero a medida que su mente se despeja, va siendo sustituida por el terror. Me alegro, eso es que ha entendido la situación perfectamente...

No entraré en detalles escabrosos de cómo se desarrolla la misa. Para cuando acabamos, los soldados del Inquisidor yacen en el lugar donde habían estado las vestales, con sus corazones igualmente arrancados (retiramos todas las cuerdas). El Inquisidor... lo que queda de él, es una masa sanguinolenta, aunque reconocible, amontonada sobre la cúspide de la cuna. Creo que puedo asegurar que ha muerto sintiendo la venganza acumulada de todas las víctimas de su vida. Sus gritos de dolor, aunque inaudibles por la poderosa mordaza, han lavado la rabia de mi cuerpo. Me siento mejor. Ni siquiera he sentido arcadas.

Con su propia sangre, escribo en el suelo, delante del altar formado por la cuna de Brahemfor: EL PANTANO NUNCA OLVIDA.

Oculto las pertenencias de Borney en las cuevas subterráneas, en un sitio que yo solo sé. Incluyen sus joyas personales, un sello de Inquisidor, y oro: el Inquisidor estaba forrado, o quizá había recaudado oro en algunas parroquias por el camino, o lo traía para pagar sobornos, qué sé yo. Pero hay un pequeño cofre lleno de monedas de oro.

Vuelvo al templo, doy dos vueltas concienzudas por todo el templo, para asegurarme de que ninguna pista nos delata a ninguno de nosotros: que nadie se ha dejado ningún objeto, que nadie sale de allí con botas o ropa manchada de sangre... Si alguien lleva algo manchado de sangre, le ordeno que se lo quite y lo llevo a las cuevas, dejando que la corriente de agua descubierta por Drake se lo lleve.

Hago una pequeña ceremonia, habitual en nuestro mundillo de espías, en la que todos juramos secreto total sobre lo que hemos visto y oído esta noche. Todos mis hombres y yo nos llevaremos este secreto a la tumba. Al día siguiente, pase lo que pase, ordeno que ninguno de ellos se acerque al templo, salvo que se les obligue. No quiero arriesgarme a que un gesto en sus miradas haga sospechar a nadie. Yo acudiré cuando nos avisen, y pondré la misma cara de sorpresa que todos los demás miembros del Consejo.

A tu salud, Abelio.



A las 7 de la mañana, Richerento me "despierta", contándome lo que se ha encontrado en el templo. Le miró con cara escéptica, y le pregunto si ha estado bebiendo... Cuando me asegura que no, le acompaño a verlo.

En el templo me encuentro... Bueno, eso. Simulo unas arcadas, y salgo corriendo, ordenando a Richerento que cierre el templo con llave. Mando despertar a los miembros del consejo urgentemente, y nos reunimos en la sala.

Cuento a todos lo que tenemos en el templo, y aguardo sus reacciones.
احذر عدوك مرة وصديقك ألف مرة فإن انقلب الصديق فهو أعلم بالمضرة

Abelio Floricarpio

Mártir de Ylathia
Experto
Experto
En este hilo: 19
Mensajes: 82
Registrado: Junio 2019
Logros: 1
Partida: Ylat
Posición: El Espíritu (Sacerdote)
Me gusta dados: 1

Re: [1x05] Capítulo quinto

Mensaje por Abelio Floricarpio » 03 Sep 2019, 16:21

Trato de dormir en mi celda, pero la fiebre me incordia cuando oigo:
"Eh, Monseñor!"
Miro tras los barrotes y veo un guardia con una botella y dos vasos viejos de madera.
- "si?"
"Monseñor, Abelio el Leal, me llamo Calogero Donoso. Soy guardia de Piedra Hundida. Señor, yo pertenecía a vuestra parroquia. Siempre he asistido a vuestras misas con la abuela y mi hermana, vuestras parábolas eran motivadoras, vividas. Sólo quería deciros que yo fui de los pocos que no quise cargar contra los flagelantes. Señor, yo le creo, se que usted recibió una visita sagrada de La Santa. Nadie es más gasto que usted en toda la región. "
- "gracias muchacho. Pero te equivocaste. Soy como tu, de carne y pecado"
"De eso nada Monseñor, vos sois un santo! Un elegido. En el pueblo somos muchos los que seguimos apodandole El Leal. Confiamos en usted, sólo en usted"
- "nunca confíes en un humano, confía sólo en Ylathia."
"Señor, le traigo algo de vino especiado para calmar su agonía, es lo menos que puedo hacer."

El joven desconecta y sirve 2 vasos. Pasa uno entre los barrotes. Lo cojo con el pulso tembloroso. Me hace un gesto...
"Brindemos monseñor"
Asiento con la cabeza y bebo.
Trago, es cálido, denso pero aceitoso, sabe salado y metálico, sabe a ...
Escupo la sangre fresca recién derramada, escupo con los labios rojo y miro al guarda.
Ahí está con el pene fuera, meando sangre en la botella mientras ríe.
Esa sonrisa... 3 filas de colmillos....
- "Retorna a tu círculo impio Mogg Shottoth!!! Ylathia, Regina, Sadira, Rufiana, Dulceida, Therexa, Kroxigar, Rosaleda..."
"Calla tullido!!!"
El demonio interrumpe mi exorcismo de las 21 doncellas. Estoy débil. Aún. Pero pronto me enfrentare a ello.
"Ya no te necesito basura escualida!!! Otro está regando el Marjal con sangre humana y me estoy dando un festín!!! El Marjal apesta a odio, muerte y rencor, y eso me pone cachondo. "
Su Plácido pene humano comienza a crecer Plácido, muerto, como una culebra hasta el suelo , repita entre los barrotes, asciende a mi cara, me escupe sangre y su prepucio me habla
"Que guapo eres Abelio"
- " Filipa, Katarina, Edelweyra, Elvira...."
"Aaaaghhhhhhh"
Mi recital sagrado hace retroceder al ser escatológico. Unos pasos y rompe la botella...
"Tu iglesia es un cuadro de mi infierno favorito Abelio!!! Ahora, yo soy la fe!"

Despierto.... No veo nada, sólo un guarda acontecido en un taburete, con la bltella de hidromiel resbalando de sus brazos .

Se rompe en mil pedazos, es amarillento, respiro tranquilo, pero el guarda se lleva un buen susto.
Me ve asomado a los barrotes...
"Que miras???!!!"

Que feo es el pobre, menudas verrugas moradas tiene en una mejilla. Pero no tiene 3 filas de dientes.

Debo ayudar a mis amigos, debo salvar mi reino.

Abelio Floricarpio

Mártir de Ylathia
Experto
Experto
En este hilo: 19
Mensajes: 82
Registrado: Junio 2019
Logros: 1
Partida: Ylat
Posición: El Espíritu (Sacerdote)
Me gusta dados: 1

Re: [1x05] Capítulo quinto

Mensaje por Abelio Floricarpio » 03 Sep 2019, 21:03

He dormido mal después de mi visita nocturna, y me duele todo el cuerpo , escuece, no se como tumbarme en mi tabla de madera del calabozo.
Oigo la voz de Richerento. Veo mal por mi único ojo, pero le noto diferente, tiene la cara... ¿morada? ¿con granos ?
Debe estar haciéndose varón. Como pasa el tiempo.
"Monseñor...Monseñor? Respirais aún?"
No me incorporo. Sólo toso en mi incomodo catre tras los barrotes.
"Menos mal Monseñor!! Algo horrible ha pasado en nuestra iglesia. El inquisidor y si hueste, están... Bueno... muertos...dentro de la..."

- " Richerento. Lo sé. Hay que exorcizar o derribar esa edificación profanada. El odio se ha apoderado de Piedra Hundida, y es culpa mía. Sólo mi gran culpa."

"Que dice amo? Como es eso posible si estáis aquí encerrado? No, no, la fiebre debe hacerle tener pesadillas. Amo..."

- "No soy amo de nadie, siquiera de mi mismo, somos propiedad de Ylathia. Ojalá Leezar hubiese volado el templo. No habrá más templos Richerento. Nunca mas"

"Señor, no digáis eso. La gente... la gente.... Os apoya mucha gente. Les insuflasteis energía durante la guerra , llenasteis sus corazones, y hace 1 mes conseguisteis importantes donaciones a la comunidad gracias al respeto que otros sacerdotes locales os profesan. ¿y que me decís de Jiggalen ? ¿y de vuestro valor en Latorre de Gustaffon? Señor!!! Hay gente dispuesta a sacarlos de aquí aún que Gerad no lo apruebe.
Los flagelantes .
Y al pueblo, la carnicería de la iglesia les ha espantado. Si les quitan el alimento, les quitan a sus familiares, les quitan sus monedas...y además les quitan la Diosa ¿Que les queda? Nada. Señor. Le vamos a sacar antes que despues"

- "Calla insensato!!! Debéis respetar la ley, y a la cohorte, y a los Orovechio!!! La paciencia es la llave de la pradera infinita!!! Acaso no tuvo paciencia Ylathia sus 21 días de martirio? Se vengo de los Príncipes y archiduques demonio que la forzaron? No!!! Porque pese a la tragedia de sus 21 días de martirio y tortura, aquel dantesco infortunio, dio como resultado el alumbramiento de las 21 doncellas!!! ¿lo entiendes? Dime... ¿lo entiendes?!!"

"Señor...." Richerento se aleja por el pasillo... "Señor.... La voluntad de Ylathia es afilada. No tendré en cuenta su delirio. Hasta pronto señor."

- "flagelantes??? Seguirme a mi??? Salvarme??? Idiotas... Yo les salvare de ellos mismos... Si Ylathia no me lleva antes en este sótano "

EQUIPO JUGADOR:

Entiendo que tal vez los espías de Alim puedan saber algo de lo que algunos aldeanos pretenden, rescatar a Abelio en contra de su voluntad.

Avatar de Usuario
Drake

Violencia gratuita
Oficial
Oficial
En este hilo: 12
Mensajes: 48
Registrado: Junio 2019
Logros: 1
Partida: Ylat
Posición: La Espada (Ejecutor / Verdugo)
Me gusta recibidos: 4

Re: [1x05] Capítulo quinto

Mensaje por Drake » 04 Sep 2019, 02:43

El precio del pecado.
Starkvind escribió:
02 Sep 2019, 20:01
Si no os importa, haced una prueba de Gallardía. Si no la superáis, aunque sea con un éxito parcial, perdéis automáticamente 1 punto de Ánimo.
Imagen
Éxito parcial

Observo estoico la tortura de Abelio. No soy ajeno a esta practica, raro era visitar una ciudad Malasthina y no ver un pobre diablo ajusticiamiento en la plaza. Lo que me reconcome por dentro no son los gritos de dolor de Abelio, es la humillación. La humillación constante que sufre nuestra casa. La rabia de no poder hacer absolutamente nada mientras todo se viene abajo. Una guerra, una masacre demoníaca, una traición y ahora los estragos de una falsa diosa. Llorar es de cobardes y por eso no lo hago, pero por dentro quiero golpear algo o alguien hasta hacerme añicos las manos. La inquisición hace lo que tiene que hacer, así lo manda Ylathia, así lo manda El Emperador, así lo manda Malasthar.

El pantano nunca olvida.
Alim de Mostaganem escribió:
03 Sep 2019, 07:44
Mando despertar a los miembros del consejo urgentemente, y nos reunimos en la sala.

Cuento a todos lo que tenemos en el templo, y aguardo sus reacciones.
Estoy enfadado. Demasiado. Ver la pintada blasfema en la iglesia con el lema de la familia me provoca una ira que no soy capaz de controlar. La iglesia estaba clausurada por Enyra y sus hombres ¿Quien demonios ha hecho esto? ¿Quien se esta mofando de mi? La rabia arquea mis cejas, tensa mi nariz y mis labios, dejando ver unos dientes apretados. Con zancadas largas y pesadas salgo de la iglesia decidido abriendo de par en par las puestas de la iglesia. Alguien se va arrepentir.

El primer ciudadanos que cruza tranquilo la plaza se topa con un puñetazo armado que lo deja tirado en el suelo. Le grito con rabia, rabia contenida que he ido almacenando en mi posición de aparente desigualdad con cada desastre ocurrido. Por más que lo golpeo y le pregunto, no me contesta.

— ¿Quien ha sido? ¿Quien osa burlarse de los Orovecchio?

No contesta, otro hombre ocupa su lugar y es golpeado con mayor violencia que el anterior, pero este tampoco sabe que contestar. Varios hombres más sufren mi carga alocada, de puerta en puerta, de casa en casa. La plaza entera mira atónita como Sir Draconio ha entrado en una aparente locura homicida. La mujer del ultimo hombre intenta detenerme y un fuerte puñetazo la aleja.

— ¡¿El pantano nunca olvida?! Yo os enseñare a recordar lo que tenéis que recordar y a olvidar lo que tenéis que olvidar ¿ENTENDIDO?

Sigo buscando al traidor a golpes y gritos, pero es tal la escena que varios hombres se plantean detenerme. Me miran y se acercan decididos a acabar con la reyerta empuñando incluso algún arma. Pero al ver el filo de mi daga brillar amenazándoles y poniendo es riesgo la vida del hombre al que estaba golpeando, se lo piensas dos veces, cuando las lagrimas de una inocente niña hacen el silencio.

— No lo mate Sir Draconio, por favor , no mate a mi padre, yo lo vi, yo lo vi... vi gente entrar anoche a la iglesia.

Tiro al hombre con violencia contra el suelo y guardo mi daga con prepotencia. Detrás de mi, el consejo entero mira atónito lo sucedido desde la puerta de la iglesia.

Enyra aquí tienes un testigo, haz tu trabajo.

Me marcho tranquilo y desafiante, mi cara exhuma arrogancia. No pienso tolerar ni una idiotez más en esta maldita casa.
Última edición por Drake el 04 Sep 2019, 12:18, editado 2 veces en total.

Abelio Floricarpio

Mártir de Ylathia
Experto
Experto
En este hilo: 19
Mensajes: 82
Registrado: Junio 2019
Logros: 1
Partida: Ylat
Posición: El Espíritu (Sacerdote)
Me gusta dados: 1

Re: [1x05] Capítulo quinto

Mensaje por Abelio Floricarpio » 04 Sep 2019, 10:15

Vuelvo a oír ecos por el pasillo , ruidosos, está vez son muchas pisadas rápidas, y herramientas o espadas que chocan produciendo su tintineo metálico a la carrera.

Se plantan frente a mi celda un puñado de campesinos con un guarda y un religioso. Les miro bien a todos, llevan la cólera en su rostro. Pero el religioso.... Mi viejo amigo Zur-Borath de Nerethea!!! Que alegría, cuanto tiempo sin cartearme con el , pero... ¿Que hace aquí?
Digo
- "obispo?? Sois otro engaño de Mogg Shotttoth?"
"Amigo Abelio!!! Aprisa!!! "
Un campesino me da unas muletas y me pone una manta de pastoreo de tortugas que con dos dobleces viste mi cuerpo en taparrabos ensangrentado. Me dan unas sandalias y me las atan servil y apresuradamente. Estoy confuso.
- "Que ocurre? Ya me gan juzgado, no soy preso, solo estoy bajo vigilancia temporal. No necesito un plan de huida"
"No loco predicador, El Leal . Así te llaman algunos en tu tierra, y también fuera de ella. Aún te quedan amigos dentro de la Iglesia Abelio. Siempre has sido un ejemplo para muchos, pero ya hablaremos del impacto de tus cartas y tus estudios apócrifos. Ahora vámonos!!"

Me empujan con poco cuidado, nerviosos, y trastabillo por los pasillos mientras me siguen contando a la carrera

" la cohorte está perdiendo la razón, el señor Draconio se ha puesto a romper mandíbulas está mañana tras descubrir el acto demoníaco del templo. Algunos campesinos no aguantan más la tiranía en ausencia de Fabrizio. "

- " Pobre Draconio... Le entiendo. No es fácil."

La cuadrilla de flagelantes, el obispo Ylathiano de Nerethea salimos de los calabozos y huimos de Piedra Hundida en busca de Fabrizio en las ciénaga con intención de avisarle de los sucesos, y de buscar algo que nos permita acabar con Mogg Shottoth que yo no sepa, para volver a enterrarlo en el quinto sello de una vez por todas.

Abandonando la ciudad en grupo por la cloaca de la muralla este, la más vieja y menor controlada, una niña con trenzas rubias y acné púrpura se acerca, los flagelantes me cubren en formación impidiendo que se me acerqué, hablan algo que no oigo bien, ella se va, y los fieles me dan un sobre lacrado diciendo que es para mi. Lleva el inconfundible sello del silencio de la mafia ujiba. Mi buen amigo Alim no se le escapa nada en estos muros.
La leeré más tarde. Nos metemos en el viejo conducto de aguas fecales cubierto de limo camino a la ciénaga y los marjales

Avatar de Usuario
Leezar Lockbruck

Recuerdo negro
Experto
Experto
En este hilo: 16
Mensajes: 86
Registrado: Junio 2019
Logros: 1
Personaje: Leezar Lockbruck
Partida: Ylat
Posición: El Orbe (Mago)
Me gusta dados: 5
Me gusta recibidos: 2
Contactar:

Re: [1x05] Capítulo quinto

Mensaje por Leezar Lockbruck » 04 Sep 2019, 12:11

El pantano nunca olvida
Alim de Mostaganem escribió:
03 Sep 2019, 07:44
Mando despertar a los miembros del consejo urgentemente, y nos reunimos en la sala.

Cuento a todos lo que tenemos en el templo, y aguardo sus reacciones.
*Cuando me despiertan me encuentro en mi habitación, descansando o al menos intentándolo tras tantas experiencias estresantes y traumáticas. Me pongo mi túnica y recojo mi báculo para dirigirme a toda prisa al Templo de Ylathia. Cuando me encuentro con el consejo en la iglesia, vuelvo a sentir náuseas como con la tortura de Abelio, pero esta vez controlo el contenido de mi estómago, quizás porque le tengo vacío ya*

- ¿Es que esto no va a terminar nunca? *digo apartando la mirada de los cuerpos mutilados*

*Leo la pintada con lo que parece un nuevo lema de la casa*

- ¿Sabéis lo que esto significa no? *digo a los miembros del consejo ahí reunidos* la inquisición se acabará enterando tarde o temprano y esta vez su ira será aun más implacable...

*Drake ya no está en el interior del edifico y salgo junto a los demás al exterior para ver la explosión de ira del tuerto de Piedrahundida. Me mantengo en silencio y miro de reojo a Enyra y Gerad para ver si van a hacer algo. Guardo silencio y niego con la cabeza, más por agotamiento mental que por otra cosa*

- Esto no puede seguir así... no puede... *digo como pensamiento en voz alta, no muy alta, pero lo suficiente para que lo escuchen los que estén cerca*
Hasta la persona mas pequeña puede cambiar el curso del futuro.

Cerrado

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado