[1x07] Capítulo séptimo «La Caverna Azul»

Cuando los protagonistas de Ylat completen una Sesión, aparecerá aquí a la vista de todo el público.
Avatar de Usuario
Starkvind
Señor Narrador
Señor Narrador
En este hilo: 11
Mensajes:395
Registrado:Julio 2018
Me gusta dados: 9
Me gusta recibidos: 32
Contactar:
Re: [1x07] Capítulo séptimo

Mensaje por Starkvind » 21 Ene 2020, 10:17

Reservamos este espacio para que Leezar describa la siguiente parte de su flashback, además del ataque que lanza Mogg-Shattoth sobre Scheziss, tras haberle confirmado que el Pacto de los primogénitos ya no se cumple.

Avatar de Usuario
Leezar Lockbruck

Recuerdo negro
Experto
Experto
En este hilo: 11
Mensajes:99
Registrado:Junio 2019
Logros:1
Personaje:Leezar Lockbruck
Partida:Ylat
Posición:El Orbe (Mago)
Me gusta dados: 5
Me gusta recibidos: 2
Contactar:

Re: [1x07] Capítulo séptimo

Mensaje por Leezar Lockbruck » 21 Ene 2020, 13:36

*Tras mi descubrimiento y mi consiguiente alborozo, la situación se tensa repentinamente. Scheziss lleva a cabo sus sortilegios, Fabrizio estalla furioso y Enyra lo detiene. La escena es lo suficientemente rápida como para que apenas me de tiempo a guardar el frasco y dirigir un par de pasos hacia los tres, uniéndome al atónito grupo de soldados que nos acompañaban*

*Consigo acercarme lo suficiente como para llegar a escuchar lo último que dice la rusalka*
Enyra Petreius escribió:
20 Ene 2020, 17:03
― ¿De verdad es esto lo que quiere, padre?
*Escuchar esas palabras me desorientan, perdiendo el equilibrio durante unos segundos. La cabeza me duele y no puedo más que tocarme las sienes con mis temblorosas manos*

- Los polvos de los Marjales... *musito*


Fortaleza de Piedrahundida, Marjales de Omudax. 23 años antes (II)

*Apresuro el paso en dirección a los aposentos de Lord Fabrizio. Mi túnica de mago de pleno derecho, estrenada recientemente, aún me dificulta el paso. No he terminado de acostumbrarme tras desprenderme de mis ropajes de aprendiz*

*Dos guardias de Piedrahundida apostados en las jambas de la puerta de los aposentos descruzan sus alabardas, invitándome silenciosamente a pasar. Golpeo la puerta a modo de llamada y entro*

- Mi buen amigo Leezar *dice Fabrizio con una jovialidad que no concuerda con su mirada* sabía que podría contar contigo...

*El señor de Piedrahundida se encuentra sentado detrás de su escritorio. Se levanta y sirve dos copas de vino con una jarra de cobre pulido. Observo con el rabillo del ojo la habitación y me percato que el desorden es mayúsculo. Gran parte del mobiliario se encuentra movido, partido, como si la habitación hubiese sido el escenario de una pelea*

- Sabes que no bebo alcohol... *le sonrío afablemente y tomo asiento* pero por el olor, percibo que tú llevas haciéndolo una buena temporada...

- Sabes que por menos de lo que acabas de hacer le habría cortado la lengua a cualquier otro ¿verdad? *el tono de Fabrizio se vuelve seco y amenazador. Me saco la pipa de fumar y la cargo de tabaco*

- Lo sé... pero yo no soy cualquier otro ¿verdad? *le digo mientras me enciendo la pipa*

*La expresión de mi amigo pasa de la furia a una sonora carcajada. Me da un golpecito en el hombro y da la vuelta a la habitación hasta que toma asiento tras su escritorio, frente a mi*

- Sabes lo mucho que he valorado tu franqueza siempre... en ocasiones, excesiva, pero nada que no me sorprenda viniendo de un enano y, no de cualquier enano... *agarra una de las copas de vino y se la bebe de un trago*

- Siento mucho no haber podido asistir al funeral de tu padre, pero cuando sucedió todo aquello de la peste y su defunción, me encontraba en Beslitz llevando a cabo asuntos oficiales para la escuela de magia... *Fabrizio alza la mano para interrumpirme*

- No necesito tus disculpas, no has hecho nada que te obligue a hacer tal cosa *su mirada denota tristeza* sabes lo mucho que he valorado nuestra amistad, sabes lo mucho que me ha reconfortado el que pudiéramos al menos intercambiarnos correspondencia...

- Lo sé amigo y sabes que siempre puedes contar conmigo *doy otra calada de la pipa* pero también se que no has pedido a mi maestro que me permitiera desatender mis obligaciones arcanas una temporada tan solo para sincerarte personalmente conmigo... *Fabrizio guarda silencio* ¿Para qué me has hecho venir?

- Necesito tu ayuda... una vez más... *aprieta los puños sobre la mesa*

- ¿Mariella se encuentra bien? *Fabrizio frunce el ceño, agarra la otra copa de vino y se la bebe de un trago* según mis cálculos, poco queda para que de a luz el fruto de vuestro... amor... *digo con pausa, pues temo hacerle sufrir aun más*

- Tan perspicaz como siempre...

- Hace ya un tiempo que no me hablas de ella en nuestras cartas, he supuesto que algo ha pasado para que lo dejaras de hacer...

- La Peste Púrpura se propagó y... no podía permitir que la pasara nada malo *vuelve a servir las dos copas* ahora se encuentra, bueno... en un lugar... seguro... la envié a Krigsgaldr, donde Nilsea y Scheziss cuidarían de ella... *alzo las cejas sorprendido*

- Veo que muchas cosas han cambiado últimamente... *Fabrizio vuelve a agarrar una de las copas y hastiado, alzo una mano y entono unas palabras arcanas. El contenido de ambas copas se encuentran al instante congelado* si quieres pedimos a uno de tus guardias un picahielos o... dejas de beber de una santa vez y me explicas qué es exactamente lo que quieres que haga... *mi amigo deja la copa y me mira a los ojos*

- La paz... la paz es lo que un buen gobernante debe buscar para su pueblo... *deja caerse en la silla, apoyando su espalda en el respaldo, cansado* la guerra proporciona gloria, pero la paz... eso es lo que engrandece a un gobernante ¿sabes? es lo que al final perdura... *tamborilea algo nervioso la mesa con sus dedos* amo a Mariella, pero ese... ese es un lujo que no puedo permitirme... sería algo egoísta por mi parte ¿comprendes? *sigo fumando mientras le escucho, no quiero interrumpirle* me he prometido con Paulina, la hermana de Josah... *se golpea el pecho con uno de sus puños* es lo que se espera de quien ahora, es el Señor de Piedrahundida... un matrimonio que garantice la paz y prosperidad de su pueblo y... *carraspea* también he... *le cuesta terminar de decirlo* también he creado un pacto con los rusalkas... Mariella y nuestro vástago deberán permanecer junto a ellos en sus marjales...

- Veo que has conseguido matar dos anfípteras de un tiro ¿verdad? *Fabrizio agacha la cabeza, avergonzado* te liberas de tu amor y su bastardo, quitándote un peso para con tu matrimonio con Paulina y, además, cumples un trato con los rusalkas con la misma Mariella y el fruto de ambos ¿es así? *le miro con dureza*

- Algo así... si... *dice sin levantar la vista*

- ¿Sabe Mariella lo de tus pactos con unos y otros?

- No...

- ¿Y qué papel juego yo en todo esto?

- Necesito que asistas al parto... yo no puedo... no quiero... pero...

- Pero quieres que al menos esté acompañada por alguien que no sea rusalka, por alguien con quien te sientas... con quien te alivies pensando que es como si estuvieras tú ahí presente...

- Así es Leezar... *apago la pipa de fumar, me la guardo y me levanto. Me dirijo hacia la puerta*

- Que sepas que entiendo que antepongas tus obligaciones a tus sentimientos, a tu bienestar... *me giro de nuevo hacia Fabrizio* pero quiero que tengas claro una cosa... lo honorable, por mucho que te lo niegues a ti mismo, no pasa por engañar a una pobre muchacha de los Marjales y sacrificarla como si fuera un peón...

*Cuando voy a abrir la puerta, Fabrizio me lo impide*

- Y... necesito que hagas una cosa más...

- Tranquilo, amigo... haré todo lo que esté en mi mano por que el parto salga lo mejor posible, dando un poco de paz y consuelo a Mariella Petreius y... *señalo una bolsita de cuero que reposa sobre su escritorio* con gusto olvidaré todo este asunto con los polvos de los Marjales... *Fabrizio alza las cejas sorprendido* ¿acaso crees que no voy a reconocer una de las bolsas que yo mismo te proporcioné? *suspiro* no se qué diantres habrás pactado con los rusalkas o por qué te estás empeñando en que nadie sepa algo de tu futuro bastardo... pero creo que viviré mejor sin recordar nada de todo esto...

- Maldita sea Fabrizio, has llevado todo esto demasiado lejos...
Hasta la persona mas pequeña puede cambiar el curso del futuro.

Avatar de Usuario
Starkvind
Señor Narrador
Señor Narrador
En este hilo: 11
Mensajes:395
Registrado:Julio 2018
Me gusta dados: 9
Me gusta recibidos: 32
Contactar:

Re: [1x07] Capítulo séptimo

Mensaje por Starkvind » 21 Ene 2020, 22:46

Con el rostro de su primogénita herida, el sacrificio en vano de su hijo nonato, la revelación del secreto de la alianza entre piedrahundidenses y los rusalka... Fabrizio nota como su liderazgo cae como un castillo de naipes...

Alim, consciente de lo que ha ocurrido, intenta servir de ayuda para su padre. A pesar de que no comparten vínculo, siente que el deseo de Mogg'Shattoth es la sangre, pero...

El ritual de Scheziss ha sido un fracaso. Abelio, que no ha podido reaccionar, comienza a convulsionar y cae al suelo, pálido y tembloroso. La atmósfera de la caverna se vuelve pesada e irrespirable por momentos. La forma física de Mogg'Shattoth se reforma a través del feto bañado en la vitae de Alim.


— ¡COBARDE! — brama la criatura diabólica desde su carcasa de carne pestilente. — ¡OROVECCHIO, TÚ Y TU PADRE HABÉIS VIOLADO NUESTRO ACUERDO! ¡LA BRUMA CONSUMIRÁ VUESTRA REGIÓN! ¡EL PACTO SE HA ACABADO! — la realidad parece distorsionarse alrededor de la boca del demonio. Todos los soldados y personajes menores que han asistido a la escena caen de rodillas, sangrando por los oídos, la nariz y la boca.

Fabrizio se encuentra en el suelo, apoyado en sus manos y rodillas, pero en seguida se pone de pie ante su adversario. ¿O aliado? Las relaciones entre vuestro patriarca y el demonio se difuminan. Scheziss renquea, intentando acercarse a Fabrizio, pero éste la aparta de un golpe. El demonio sonríe y levanta su báculo huesudo que finaliza en un globo ocular rojizo; de éste artefacto mana una luz rojiza, dirigida directamente hacia la chamana rusalka, pero que antes de impactarla es bloqueada por un escudo arcano levantado por Leezar. El mago, visiblemente perturbado por lo que acaba de ocurrir, aún mantiene la compostura.

Avatar de Usuario
Fabrizio Orovecchio
Habitante de Ylat
Habitante de Ylat
En este hilo: 6
Mensajes:26
Registrado:Julio 2019
Personaje:Barón Fabrizio Orovecchio
Partida:Ylat
Contactar:

Re: [1x07] Capítulo séptimo

Mensaje por Fabrizio Orovecchio » 21 Ene 2020, 22:57

El halo de Mogg'Shattoth ha sido bloqueado por la magia protectora de Leezar. Me giro y sonrío a mi buen amigo, que tanto ha hecho por mi sin yo darle nada a cambio. En verdad, si no fuese por él hubiese perdido lo que más quiero.

El Arúspice de las Tierras yermas carcajea: el escudo arcano no aguantará mucho más su embate infernal. Me armo de valor y revelo mi verdadera naturaleza, frente a mis hermanos, frente a mis hijos. Quería aguardar a legar la Casa a Drake, pero este súbito descubrimiento me ha llevado a enfrentarme con mi verdadero enemigo.


Mogg'Shattoth, los rusalka forjamos un pacto contigo a cambio de un precio. — el haz se detiene. Al demonio le gusta obtener lo que quiere. — Y ese precio será pagado. Pero debes darnos más tiempo o condenar los Pantanos Isophius a su destrucción. — hago una pausa para ver su reacción. Recula, bien. — Y eso provocará tu caída, ¿verdad?

La respuesta del demonio es desaparecer en un haz rosáceo. La estatua ornamentada comienza a llenarse de musgo rojo rápidamente. Me giro hacia mis aliados, hacia mi familia. Miro a Draconio, que no está nada ubicado.

— Volvamos a la Sala del Consejo. — ayudo a levantarse a Scheziss. — Ha llegado el momento de hablar del futuro.
Si un hermano cae, la familia lo recoge.

Avatar de Usuario
Enyra Petreius

Frialdad perfecta
Oficial
Oficial
En este hilo: 9
Mensajes:58
Registrado:Junio 2019
Logros:2
Partida:Ylat
Posición:El Blasón (General)
Me gusta dados: 19

Re: [1x07] Capítulo séptimo

Mensaje por Enyra Petreius » 22 Ene 2020, 18:25

En cuanto verga flácida aparece ante nosotros todo mi cuerpo se tensa. No dudo en ponerme en pie y en anteponerme entre el demonio y mi padre. Yo seré el escudo de carne si llega el momento. Desenvaino mi espada y me coloco el escudo, estoy lista para la batalla. Pero algo me hace girarme y perder la concentración.
Fabrizio Orovecchio escribió:
21 Ene 2020, 22:57
Me armo de valor y revelo mi verdadera naturaleza, frente a mis hermanos, frente a mis hijos.
― ¿Padre...?

¿Padre es un rusalka? ¿Cómo es eso posible? Miro a Scheziss y en su cara no veo asombro alguno. ¿Ella también lo sabía? Me quedo dubitativa unos segundos hasta que Fabrizio vuelve a hablar con la bestia.
Fabrizio Orovecchio escribió:
21 Ene 2020, 22:57
— Mogg'Shattoth, los rusalka forjamos un pacto contigo a cambio de un precio. — el haz se detiene. Al demonio le gusta obtener lo que quiere. — Y ese precio será pagado. Pero debes darnos más tiempo o condenar los Pantanos Isophius a su destrucción. — hago una pausa para ver su reacción. Recula, bien. — Y eso provocará tu caída, ¿verdad?

La respuesta del demonio es desaparecer en un haz rosáceo. La estatua ornamentada comienza a llenarse de musgo rojo rápidamente. Me giro hacia mis aliados, hacia mi familia. Miro a Draconio, que no está nada ubicado.
Veo cómo el musgo rojo se expande, mi acto reflejo es taparme la nariz y la boca lo más rápido posible para no inhalar nada. Estoy algo perpleja por lo sucedido. El demonio se ha ido sin presentar cara. ¿En qué estás pensando, padre?
Fabrizio Orovecchio escribió:
21 Ene 2020, 22:57
— Volvamos a la Sala del Consejo. — ayudo a levantarse a Scheziss. — Ha llegado el momento de hablar del futuro.
Obedezco sus órdenes y comienzo a desalojar a los soldados que han bajado con nosotros. Alessia también se ha visto afectada pero es capaz de recomponerse muy rápido. Entre ambas ayudamos a subir a los que en peor estado han quedado. En algún momento me cruzo con Fabrizio. Nos quedamos mirando pero no nos decimos nada.
La muerte nos sonríe a todos, así que devolvámosle la sonrisa.

Avatar de Usuario
Drake

Violencia gratuita
Oficial
Oficial
En este hilo: 6
Mensajes:53
Registrado:Junio 2019
Logros:1
Partida:Ylat
Posición:La Espada (Ejecutor / Verdugo)
Me gusta recibidos: 4

Re: [1x07] Capítulo séptimo

Mensaje por Drake » 22 Ene 2020, 23:10

Me siento aturdido, mi mente no sabe como reaccionar.
Enyra Petreius escribió:
20 Ene 2020, 17:03
― ¿De verdad es esto lo que quiere, padre?
Eso explica muchas cosas.
Starkvind escribió:
21 Ene 2020, 22:46
— ¡OROVECCHIO, TÚ Y TU PADRE HABÉIS VIOLADO NUESTRO ACUERDO! ¡LA BRUMA CONSUMIRÁ VUESTRA REGIÓN! ¡EL PACTO SE HA ACABADO!
Fabrizio Orovecchio escribió:
21 Ene 2020, 22:57
Mogg'Shattoth, los rusalka forjamos un pacto contigo a cambio de un precio. — el haz se detiene. Al demonio le gusta obtener lo que quiere. — Y ese precio será pagado. Pero debes darnos más tiempo o condenar los Pantanos Isophius a su destrucción.
Todo es un engaño. Todo una burda y sucia mentira. ¿Acaso todo lo que nos representa tan solo son los frutos de vete a saber que horrible pacto con un ser del inframundo? Nos hemos llenado tanto la boca con el maldito nombre Orovecchio, diciendolo una y otra vez hasta vomitar, pensando que con solo pronunciarlo decíamos algo importante ¿Y realmente solo es el fruto de un triste pacto con un vulgar estafador? Toda esa sangre derramada en nombre de esta casa, para nada. Al final siempre es para nada.

En el consejo no pronuncio palabra. Simplemente me dedico a rellenar mi vaso una y otra vez más. Con suerte estaré pronto beodo y así me aguantare las arcadas cuando Fabrizio se digne a contarnos la verdad, o parte de ella, o quizás otra de sus mentiras, no sé. Me da igual, no me importa.

Avatar de Usuario
Leezar Lockbruck

Recuerdo negro
Experto
Experto
En este hilo: 11
Mensajes:99
Registrado:Junio 2019
Logros:1
Personaje:Leezar Lockbruck
Partida:Ylat
Posición:El Orbe (Mago)
Me gusta dados: 5
Me gusta recibidos: 2
Contactar:

Re: [1x07] Capítulo séptimo

Mensaje por Leezar Lockbruck » 22 Ene 2020, 23:46

*Cuando Fabrizio interviene y el demonio para, mi confusión comienza a convertirse en claridad. Cuando ambos hablan, mi desconcierto se convierte en dolor*

- Todo era mentira... *musito, tan solo audible para los que estén más próximos a mi* lo de la torre... pudo advertirme, pudo contarme la verdad... sabía a dónde iba y donde me metía... dónde nos metíamos...

*Aprieto los puños muy fuerte, rígido como una estatua pétrea. Cuando todo termina y Fabrizio ordena que nos marchemos a la Sala del Consejo, me mantengo callado y sigo la comitiva*

*Durante unos segundos, nuestras miradas se cruzan. En ellos, Fabrizio puede ver cómo tal traición me ha partido en dos*

Hasta la persona mas pequeña puede cambiar el curso del futuro.

Avatar de Usuario
Enyra Petreius

Frialdad perfecta
Oficial
Oficial
En este hilo: 9
Mensajes:58
Registrado:Junio 2019
Logros:2
Partida:Ylat
Posición:El Blasón (General)
Me gusta dados: 19

Re: [1x07] Capítulo séptimo

Mensaje por Enyra Petreius » 23 Ene 2020, 14:01

Antes de entrar en la sala del consejo me dirijo a los aposentos de Gerad.
Gerad escribió:
19 Ene 2020, 19:25
Cuando todos parten al sótano, yo me marcho a mis aposentos a organizar una boda, y un funeral para el primo segundo de doña Bianca.
Llamo a la puerta pero no doy tiempo a que conteste y entro directamente. Gerad se encuentra sentado en su mesa y Merek está hablando con él. Ambos se sorprenden al verme entrar. Voy a decir algo pero no me salen las palabras. Yo solo quería un "reencuentro", ver algo de amor fraternal pero las circunstancias han hecho que todo sea una vorágine de sucesos inesperados.

― Tío...

Es lo único que logro articular antes de comenzar a llorar. En el fondo tengo mi corazoncito. Se levanta confuso y me dirijo hacia él. Le abrazo y me devuelve el gesto pero no sale de su asombro.

― ¿Tío...?

Dice mientras me separo de él secándome las lágrimas y recobrando la compostura.

― Comprendo que ahora esté confuso, pero le prometo que habrá tiempo para poder contárselo todo más detenidamente, ahora necesito que me acompañen a un Consejo de máxima urgencia. Lord Fabrizio... *titubeo, me cuesta llamarle "padre"* ha revelado su verdadera forma, es un rusalka, como yo... Y es él quien mantenía un pacto con verga flácida.

Dejo unos segundos para que asimile toda la información. Pero tengo prisa por volver con todos y así se lo hago saber.

― Démonos prisa, tío, digo Gerad, digo tío... *carraspeo*. Lord Fabrizio tiene mucho que aclararnos a todos. Comprendo que estés enfadado, confuso y atónito, tranquilo, todos estamos igual.

Me quedo en la puerta esperandoles a que me sigan. Si tardan mucho les digo que me voy adelantando y que no demoren mucho más.

Consejo de máxima urgencia

Espero a que todos estemos en la sala. Antes de que nadie hable me adelanto yo. Permanezco en pie, los nervios y la adrenalina no me dejan estar tranquila. Miro a Fabrizio. Nunca antes había sido tan directa con él.

― Lord Fabrizio. Creo que hablo en nombre de todos cuando digo que la sorpresa es monumental. ¿Pactos con el mismo verga flácida? Creo que nos debe una buena explicación. No obstante el enfado o la ira no es un sentimiento que se albergue en mi, aunque creo que en el resto sí. Comprendo que convivimos con fuerzas que sobrepasan nuestro entendimiento, fuerzas movidas por la misma naturaleza, fuerzas primitivas que llevan habitando la tierra más tiempo que los mismos hombres. El pacto realizado seguro que será por fuerzas mayores y que respondan a una necesidad. Pero nos debe una explicación, ahora no solo está implicado la cabeza de familia, sino todos, desde el mismo instante en que le plantamos cara a ese mal primigenio, padre.

Leandro entra, en sus manos porta mi tridente. Lo ha decorado con inscripciones que hacen referencia a Lenseng y del mango cuelgan unas cuentas de labradoritas azules. Le doy las gracias y se coloca junto a Alessia.

― De algo estoy segura. Al mal primigenio se le combate con otro mal primigenio, que esté de nuestra parte, claro. Siempre y cuando estemos dispuestos a librarnos de ese grano en el culo...
La muerte nos sonríe a todos, así que devolvámosle la sonrisa.

Avatar de Usuario
Fabrizio Orovecchio
Habitante de Ylat
Habitante de Ylat
En este hilo: 6
Mensajes:26
Registrado:Julio 2019
Personaje:Barón Fabrizio Orovecchio
Partida:Ylat
Contactar:

Re: [1x07] Capítulo séptimo

Mensaje por Fabrizio Orovecchio » 23 Ene 2020, 21:41

Sala del consejo, hace 23 años

Fue la primera vez que la vi, radiante como las olas del Mar de las luces chocando contra los acantilados de Altoviento. A mi lado se encontraba Josah, aún pálido por lo que había acontecido en las celdas, pero al ver a Lady Nilsea carraspeó.


Aún no conocía mi linaje, por lo que después de la primera impresión, observé a la rusalka con desprecio. A su vera le acompañaba otra joven rusalka, de piel púrpura, largo cabello azabache y una mirada desafiante. Habían aceptado entrar sin su guardia, los mirmidones de aleta gruesa que aguardaron obedientemente en el exterior de la Fortaleza. A pesar de que era recibida como poco más que un monstruo, la dignidad que mostraba Nilsea era sobrecogedora.

— El tiempo aprremia, lorrd Orrovecchio... — siseó la rusalka, con tono desafiante. Banelm Samdaw desenfundó su espada ancha, pero le interrumpí con un gesto de mi brazo. — Podéis matarrnoss, perro la enferrmedad que afflige a vuestrro pueflo no cessarrá.

— ... ¿Cómo osas...? — me acerqué hacia Nilsea. Estaba poniéndome a prueba en mi hogar. — ¡Qué sabrás tú de lo que pasa en Piedrahundida! — espeté Mis guardias estaban tensos, esperando la orden para acabar con esas dos intrusas.

— Nossotrros ssabemoss lo ssuficiente como parra decirros que porr lass nochess, el cielo se torrna rrojo. — hace una pausa. La chiquilla morena que la acompaña se agarra a su falda de tela negra, como intentando esconderse de lo que iba a pronunciar. — Vaiel tiembla... y escucháiss ssu voz...

Las pesadillas carmesíes eran habituales desde el fallecimiento de mi padre, Tadeo. Lo mantenía oculto de Draconio y Gerad, pero cada vez me era más imposible dormir. Sus susurros... ¡y sus imágenes! Josah y mis hombres estaban confundidos. Tragué saliva.

— Vuesstrro ssilencio dice mucho, Orrovecchio. — agarró a la pequeña y la alejó. — Scheziss, vfamos a estarr bien... ¿verrdad?

— ¡Me habéis embrujado, malditos peces mutantes! — pero cuando fui a agarrar mi espada, pude ver el color de mi piel. Era azulada.

— Lorrd Fabrrizio, venga con nossotrras al Ssantuarrio de loss Pantanoss. Le ensseñarremoss lo que ssu padrre no le ensseñó ssobrre el mal que atormenta esstass tierrasss...

La mirada de la rusalka no se había movido. Su determinación era envidiable. Giré mi cabeza hasta Josah, y pude entenderlo. Siempre se opuso a que las matanzas indiscriminadas. Era un blando.

— ¡Banelm! Prepara a tus mejores hombres, vamos a acompañar a estas señoritas. — ordené, mientras relajaba mi postura. Pude ver como la barbilla de Nilsea tembló durante un instante. Tímidas lágrimas resbalaban por el rostro de la pequeña Scheziss.

— ¡No me diga que se va a creer lo que dicen estos pescados, señor! — se quejó Banelm. Su expresión era arrogante y desagradable. — ¡Que no le engañen! ¡Estas dos quieren ch...!

No pudo acabar la frase, le derribé de un buen derechazo. Pude ver como dos de sus dientes salían volando, al mismo tiempo que mi brazo se había recubierto de escamas azuladas. Nilsea me lanzó otra mirada: se nos acababa el tiempo.
Si un hermano cae, la familia lo recoge.

Avatar de Usuario
Alim de Mostaganem

Maña perfecta Corredor de seguros
Experto
Experto
En este hilo: 7
Mensajes:62
Registrado:Junio 2019
Logros:2
Personaje:Alim de Mostagánem
Partida:Ylat
Posición:La Visión (Espía)
Me gusta dados: 3
Me gusta recibidos: 3

Re: [1x07] Capítulo séptimo

Mensaje por Alim de Mostaganem » 23 Ene 2020, 21:50

Desde que vertí mi sangre en el altar, vivo en una montaña rusa. Voy de susto en susto, y de sobresalto en sobresalto. Me duele la cara de llevar tanto tiempo con los ojos abiertos como platos, y me siento completamente desplazado, en una historia en la que no pinto nada. Lo único que me mantiene aquí es mi fidelidad hacia Fabrizio, a quien tanto le debo... sea humano o rusalka.

Un runrún molesto en el fondo de mi cerebro insiste en que mis días en Piedrahundida están contados...
احذر عدوك مرة وصديقك ألف مرة فإن انقلب الصديق فهو أعلم بالمضرة

Avatar de Usuario
Fabrizio Orovecchio
Habitante de Ylat
Habitante de Ylat
En este hilo: 6
Mensajes:26
Registrado:Julio 2019
Personaje:Barón Fabrizio Orovecchio
Partida:Ylat
Contactar:

Re: [1x07] Capítulo séptimo

Mensaje por Fabrizio Orovecchio » 23 Ene 2020, 23:37

Sala del Consejo



Recorro toda la Fortaleza en mi forma original: un rusalka de piel azulada, con escamas por el cuerpo y rostro verrugoso. El poco cabello que me quedaba ha desaparecido por completo y mi boca está repleta de colmillos afilados. Desde mi nacimiento, Tadeo Orovecchio me estuvo dando para beber una extraña medicina. «El jarabe bueno», decía, para mantener mi linaje oculto a los demás. Un pensamiento alegre me pasa por la mente cuando recuerdo que, de muy pequeño, Draconio se bebió un buen trago y estuvo con vómitos y diarrea varios días. Esos días dorados se han oxidado hasta volverse una película gris e inerte.

Tomo asiento y veo que mi hija está impaciente por actuar. Scheziss me ha contado los cuchicheos que se trae con su nuevo subordinado, el paladín de Lenseng, Leandro. Han sido contactados por Otho-Dekrll... el titán está ansioso de ser liberado para acabar con Mogg'Shattoth. Pero eso no puede ser permitido.

— Quiero que una cosa quede clara. — anuncio, recuperando algo de la compostura que parecía haber perdido. — No me arrepiento de nada de lo que he hecho. Todas y cada una de las decisiones han sido para proteger Piedrahundida y sus gentes. — carraspeo. Clavo mi mirada en Leezar, que parece que me quiere decir algo. — Desde permitir que os entrometiérais con el demonio hasta... — miro hacia Alim, confuso, pálido, una sombra de lo que era. Mogg'Shattoth se ha cebado con él. — ...hasta acogeros en el seno de la familia como si fuéseis de mi sangre.

Observo el lamentable estado de Draconio. Siempre ha sido un buen guerrero, pero también ha sido bastante corto de miras. Lo que voy a hacer me va a doler más a mi que a él.

— Los moradores de los Pantanos Isophius llevamos respetando un pacto con Mogg'Shattoth desde hace siglos. — me levanto para caminar alrededor de la sala. — Esta es una información que no debe trascender este lugar, por el bien de la comunidad. — declaro. — Él es un demonio de la carne, una entidad preternatural capaz de afectar las hebras de la realidad. Sin su intervención, los rusalka de esta región hubiésemos desaparecido. No somos tan fértiles como los seres humanos ni nuestras tierras son tan amigables como las de nuestros primos marinos. — suspiro.

El silencio de la sala me inquieta. Se han llevado a Abelio a la sala de curas, su estado de salud es deleznable. Desde que lo torturaron, tanto física como mentalmente, ha perdido su esencia. ¿O es porque...?

Tadeo Orovecchio, mi padre. — hago una pausa y miro a mis hermanos. — Nuestro padre, no fue capaz de entregarme. El pacto exige el sacrificio del primer primogénito sano del dirigente de Piedrahundida. — extraigo mi collar y lo muestro. Es una aguamarina romboide engarzada en plata. Una reliquia de familia que guardo con celo. — Yo tampoco pude. — miro a Enyra. Si pudiese llorar, ya lo habría hecho. — Después, lo intenté... — no puedo pronunciar lo siguiente. Alim no me quita ojo. — ... lo intenté ofreciendo a un chiquillo de la calle. Un cualquiera, perdido en un país lejos de su hogar. Y sin sus padres... pero no pude.

La reacción de Alim me romperá el corazón, seguro. No importa. Me planto ante Leezar.

— Por eso, cuando recordé nuestra amistad, os insté a estudiar la defensa demoníaca. El arte de disolver maleficios y conocer los tejemanejes diabólicos. — los dientes del enano chirrían. — Pero ya no importa, Leezar Lockbruck. Ni yo he sido quién ha roto la cadena ni vos habéis desterrado definitivamente al demonio.

Finalizo mi monólogo haciendo caso omiso de alguna intervención que habrá habido por medio. Me siento en mi silla mientras el Consejo me chilla, pero sé lo que debo hacer. Mi hermana Nilsea me lo dijo cuando intenté ponerle trabas al pacto.

«Herrmano Fabrrizzio, defemoss ssatissfacerr a nuesstrro mecenass. Porr mucho que noss duela. Ssacrrifica a la joven, aún esstáss a tiempo...»

Schezziss ha hecho una estupidez, pero Mogg'Shattoth no tiene oídos aquí. Esta sala está protegida con un hechizo que evita que pueda acceder a las reuniones del Consejo. — hago una pausa. — A pesar de su atrevimiendo, sé que podremos acabar con el demonio. Pero ya no quiero perder más tiempo dedicándome a Piedrahundida. — respiro profundamente. Miro a Gerad. Clavo mi mirada en Draconio. Me retiro el colgante y lo deposito cuidadosamente sobre la mesa. — Desde que fui consciente de lo que Tadeo Orovecchio había hecho, he vivido torturado eternamente. No pude tener hijos con Paulina porque no quería sacrificarlos. Mi amistad con Josah se ha transformado en una perversa rivalidad que ha acabado con él en una caja de madera. — cierro los ojos y miro hacia el suelo. — Voy a saldar cuentas con ese demonio putrefacto, pero no quiero que la Casa sea olvidada.

Me vuelvo a levantar y llevo conmigo el colgante. Lo dejo frente a Draconio, que me mira confundido.

— Yo, Fabrizio Orovecchio, Barón de Piedrahundida, abdico de mi posición y os nombro a vos, Sir Draconio Orovecchio, Héroe de guerra de Malasthar y Campeón de Gaaladar.me arrodillo y espero a ver que hace. Cuando responda con sus ironías o alguna tontería de borracho, me acercaré a una silenciosa Scheziss y nos marcharemos, no sin antes avisar.

— Ocupaos de la boda con Bianca Leone. Altoviento será entregado por Uragana en cuanto se celebre la boda; Gerad, deja de perder el tiempo y cásate con ella. Dirige esa ciudad en comunión con tu hermano.

A no ser que me impidan marcharme, abandonaré la ciudad junto a Scheziss.
Si un hermano cae, la familia lo recoge.

Avatar de Usuario
Leezar Lockbruck

Recuerdo negro
Experto
Experto
En este hilo: 11
Mensajes:99
Registrado:Junio 2019
Logros:1
Personaje:Leezar Lockbruck
Partida:Ylat
Posición:El Orbe (Mago)
Me gusta dados: 5
Me gusta recibidos: 2
Contactar:

Re: [1x07] Capítulo séptimo

Mensaje por Leezar Lockbruck » 24 Ene 2020, 10:19

*Me siento en mi silla del Consejo como si me dejase caer. Mientras Enyra habla me mantengo apoyado en la mesa, con las manos sujetando mi frente. Cuando termina su exposición y comienza Fabrizio su soliloquio, apoyo la espalda en el respaldo y recobro la compostura. Escucho atentamente lo que dice, sin interrumpir*
Fabrizio Orovecchio escribió:
23 Ene 2020, 23:37
— Quiero que una cosa quede clara. — anuncio, recuperando algo de la compostura que parecía haber perdido. — No me arrepiento de nada de lo que he hecho. Todas y cada una de las decisiones han sido para proteger Piedrahundida y sus gentes. — carraspeo. Clavo mi mirada en Leezar, que parece que me quiere decir algo. — Desde permitir que os entrometiérais con el demonio hasta... — miro hacia Alim, confuso, pálido, una sombra de lo que era. Mogg'Shattoth se ha cebado con él. — ...hasta acogeros en el seno de la familia como si fuéseis de mi sangre.
*Cuando me mira y me menciona indirectamente, frunzo el ceño y asiento. Todo en silencio*
Fabrizio Orovecchio escribió:
23 Ene 2020, 23:37
La reacción de Alim me romperá el corazón, seguro. No importa. Me planto ante Leezar.

— Por eso, cuando recordé nuestra amistad, os insté a estudiar la defensa demoníaca. El arte de disolver maleficios y conocer los tejemanejes diabólicos. — los dientes del enano chirrían. — Pero ya no importa, Leezar Lockbruck. Ni yo he sido quién ha roto la cadena ni vos habéis desterrado definitivamente al demonio.
*Mis dientes chirrían, pero sigo estando callado*
Fabrizio Orovecchio escribió:
23 Ene 2020, 23:37
A no ser que me impidan marcharme, abandonaré la ciudad junto a Scheziss.
*Me levanto de la silla cuando Fabrizio va a marcharse*

- Llevamos siendo amigos treinta años Fabrizio... treinta largos años... *el antiguo señor de Piedrahundida se detiene y se gira levemente hacia mi* no voy a entrar a juzgar si tus decisiones fueron correctas o incorrectas, pues puedo comprender que te desbordasen y has estado pagando por el pecado de tu padre... pero... *golpeo la mesa con el puño* ¿Por qué no me lo contaste? No me arrepiento de haber encaminado mis pasos hacia el estudio de la defensa contra el mal, pues aunque tú me lo aconsejaste, ese interés ya germinaba en mi interior y de no haber sido así, no habría seguido tus recomendaciones pero... *frunzo el ceño* ¿"ni vos habéis desterrado definitivamente al demonio"? ¿No te has parado a pensar que de haber tenido toda la maldita información quizás esto se habría solucionado poco después de yo llegar aquí? O... *de mi puño cerrado sobre la mesa comienzan a saltar unas leves ascuas* o haber evitado el maldito desastre de la Torre de Gustaffon...

*Hago por relajarme y abro la mano que tenía cerrada. Ya no hay fuego, pero en donde estaba el puño, hay una negrura, como si un carbón encendido se hubiera posado ahí*

- Me enviaste... a mi y a todos a ciegas... una y otra vez... *finalmente me callo, no tengo ganas de decir nada más y miro al suelo, sumido en mis pensamientos*
Hasta la persona mas pequeña puede cambiar el curso del futuro.

Avatar de Usuario
Enyra Petreius

Frialdad perfecta
Oficial
Oficial
En este hilo: 9
Mensajes:58
Registrado:Junio 2019
Logros:2
Partida:Ylat
Posición:El Blasón (General)
Me gusta dados: 19

Re: [1x07] Capítulo séptimo

Mensaje por Enyra Petreius » 25 Ene 2020, 11:26

— No.

Digo con un sonoro golpe seco contra el suelo de mi tridente. Las cuentas tintinean.

— Me niego a seguir bajo el yugo de ese demonio. ¿Que sin su intervención hubiésemos desaparecido, decís? Las visiones que me fueron reveladas cuentan otra cosa muy distinta. Ese ser infestó estas tierras de muerte, fuego y maldad, no fue ningún salvador. Ese ser es un tirano. Sólo le debemos pleitesía a La Galerna que Ruge, quien realmente nos salvó.

Miro al resto del Consejo buscando miradas cómplices. Reparo en Alim. Cuando me enteré de su llegada se me partió el corazón, aunque aún tenía dudas sobre si Fabrizio era o no mi padre, es como si quisiese reemplazarme. Con el tiempo pude ver cómo el amor paternal que demostraba en contadas ocasiones era verdadero. Me hacía feliz que al menos uno de los dos pudiese disfrutarlo. Ahora más que nunca necesito que esté a mi lado.

— Tras la boda de Sir Drake iré en busca de la ayuda anunciada, con o sin apoyo. Abdicar nos dará un margen de maniobra, pero me niego a que nadie más corra tal funesto destino.

Miro a Alessia, que se acerca sin dudarlo. Le susurro algo, asiente con la cabeza y sale de la sala.
Off Topic
Nota para el Señor Narrador. Si en algún momento Fabrizio abandona la sala Alessia le seguirá e impedirá que abandone Piedrahundida, no sin antes haber tenido una conversación a solas con Enyra. A esa conversación se puede unir Alim si lo desea.
La muerte nos sonríe a todos, así que devolvámosle la sonrisa.

Avatar de Usuario
Drake

Violencia gratuita
Oficial
Oficial
En este hilo: 6
Mensajes:53
Registrado:Junio 2019
Logros:1
Partida:Ylat
Posición:La Espada (Ejecutor / Verdugo)
Me gusta recibidos: 4

Re: [1x07] Capítulo séptimo

Mensaje por Drake » 25 Ene 2020, 16:38

La decisión más dura.
Escucho atentamente las palabras de Fabrizio. Solo me ha dado tiempo a tomar un par de vasos de vino, casi de trago, para calmar los nervios. Reviso en mi mente todo lo que dice, no lo juzgo a él ni ha padre, sus motivos tendrían. Simplemente me entristece, siempre se ha creído el más duro de los tres, pero cuando no le tiene que temblar la mano...
Fabrizio Orovecchio escribió:
23 Ene 2020, 23:37
— Los moradores de los Pantanos Isophius llevamos respetando un pacto con Mogg'Shattoth desde hace siglos.me levanto para caminar alrededor de la sala. — Esta es una información que no debe trascender este lugar, por el bien de la comunidad. — declaro. — Él es un demonio de la carne, una entidad preternatural capaz de afectar las hebras de la realidad. Sin su intervención, los rusalka de esta región hubiésemos desaparecido. No somos tan fértiles como los seres humanos ni nuestras tierras son tan amigables como las de nuestros primos marinos. — suspiro.
¿Una tradición de hace siglos? ¿Acaso realmente estas tierras perdidas, no serian nada sin este pacto?
Fabrizio Orovecchio escribió:
23 Ene 2020, 23:37
Tadeo Orovecchio, mi padre. — hago una pausa y miro a mis hermanos.Nuestro padre, no fue capaz de entregarme. El pacto exige el sacrificio del primer primogénito sano del dirigente de Piedrahundida.extraigo mi collar y lo muestro. Es una aguamarina romboide engarzada en plata. Una reliquia de familia que guardo con celo.Yo tampoco pude. — miro a Enyra. Si pudiese llorar, ya lo habría hecho. — Después, lo intenté... — no puedo pronunciar lo siguiente. Alim no me quita ojo. — ... lo intenté ofreciendo a un chiquillo de la calle. Un cualquiera, perdido en un país lejos de su hogar. Y sin sus padres... pero no pude.
Starkvind escribió:
21 Ene 2020, 22:46
— ¡COBARDE! — brama la criatura diabólica desde su carcasa de carne pestilente. — ¡OROVECCHIO, TÚ Y TU PADRE HABÉIS VIOLADO NUESTRO ACUERDO! ¡LA BRUMA CONSUMIRÁ VUESTRA REGIÓN! ¡EL PACTO SE HA ACABADO!— la realidad parece distorsionarse alrededor de la boca del demonio. Todos los soldados y personajes menores que han asistido a la escena caen de rodillas, sangrando por los oídos, la nariz y la boca.
¿El pacto se ha acabado? La bruma aun no se ve... ¿Quizas estemos a tiempo de saldar la herencia recibida?
Fabrizio Orovecchio escribió:
23 Ene 2020, 23:37
— Yo, Fabrizio Orovecchio, Barón de Piedrahundida, abdico de mi posición y os nombro a vos, Sir Draconio Orovecchio, Héroe de guerra de Malasthar y Campeón de Gaaladar.me arrodillo y espero a ver que hace. Cuando responda con sus ironías o alguna tontería de borracho, me acercaré a una silenciosa Scheziss y nos marcharemos, no sin antes avisar.
Por suerte para mi queridisimo hermanastro nunca jamas en mi vida he estado más sobrio y despejado. Hace apenas unos días ofrecí mi vida en duelo para evitar un derramamiento mayor de sangre. Mi vida. Mi vida a cambio de la muerte innecesaria de cientos de soldados y quizás miles de campesinos. Mi vida. Todo para salvar a mi familia.

Recojo el colgante y me lo pongo con sobriedad y me dirijo única y exclusivamente a Fabrizio, mirándolo fijamente con mi único ojo.
— Así que esto es lo que me toca, heredar lo que tu y padre no habéis cumplido, un pacto con el que nunca tuve que ver y que ahora heredare.
Mogg'Shattoth ha condenado estas tierras a la desolación ¿y tu te vas?
— ¿Ni siquiera piensas intentar arreglarlo? simplemente irte, sin más. Y aquí me quedare yo, dirigiendo Piedrahundida, viendo como mi gente se muere de hambre durante el largo invierno en unas tierras marchitas. Y tu, no... tu no lo veras... claro. Por que te quieres ir.
— Yo en cambio me quedare aquí, esperando a ver cada mañana por la ventana de que es capaz Mogg'Shattoth. Y todo por que no tuvisteis valor para hacer un simple sacrificio.
Héroe de guerra de Malasthar, así me llamas. En esa guerra no titubeaste ni un segundo para mandar a cientos de soldados a la muerte. Soldados que murieron a mi lado, tanto que ya ni me preocupaba de aprenderme sus nombres o recordar sus rostros.
— ¿Tan difícil era mantener el pacto? Cualquier mujer te habría servido para concebir, una bolsa llena de oro habría comprado el silencio y quizás limpiar tu conciencia.
— Pero no... era demasiado. Ahora simplemente nos tendremos que atener a lo que suceda.
— Yo, Lord Draconio Orovecchio, Héroe de guerra de Malasthar y Campeón de Gaaladar dirigiré los últimos años de Piedrahundida, con lealtad y firmeza.
— Nuestro nombre se devanecera y el tiempo se olvidara de nosotros cuando la maldición de Mogg'Shattoth haya caído sobre estas tierras.
— Todo por que Tadeo Orovecchio no entrego a su primogénito Fabrizio Orovecchio a Mogg'Shattoth.
— Y por que Fabrizio Orovecchio no entrego a su primogénita Enyra Petreius a Mogg'Shattoth.


Mi ojo muestra enfado, pero brilla levemente, esta apunto de derramar una lagrima. Miro atentamente a Fabrizio y Enyra
— Si algo os importan estas tierras, la gente que depende de ellas, este consejo, o simplemente nuestra familia. Deberíais cumplir el pacto y entregar vuestras vidas a Mogg'Shattoth. Os lo pido como el señor de Piedrahundida y toda la gente que ahora depende de mi.
— Si no lo hacéis, nos condenáis a todos.

Off Topic
Dado que al parecer no he sido lo suficientemente claro con mi argumentarlo añadiré esto. Lo que pide Drake es que hagáis Seppukku para salvar la casa. Un acto más que honorable por un bien común. En este caso seria, saldar la deuda con Mogg'Shattoth.
Última edición por Drake el 26 Ene 2020, 02:25, editado 2 veces en total.

Avatar de Usuario
Enyra Petreius

Frialdad perfecta
Oficial
Oficial
En este hilo: 9
Mensajes:58
Registrado:Junio 2019
Logros:2
Partida:Ylat
Posición:El Blasón (General)
Me gusta dados: 19

Re: [1x07] Capítulo séptimo

Mensaje por Enyra Petreius » 26 Ene 2020, 00:32

Miro atónita a Drake. Carraspeo. No me puedo creer lo que acabo de oir.

— Vaya... Pensaba que lo que habíais perdido en la guerra era parte de vuestra visión. Pero estaba equivocada, era toda la audición. ¿Acaso no acabáis de escuchar lo que acabo de decir? ¿Cómo tenéis el valor de llamar cobarde a vuestro hermano cuando estáis haciendo exactamente lo mismo? ¿No es de cobardes no plantarle cara al problema? ¿No somos los Orovecchio los que "cojemos al toro por los cuernos"? Si queréis seguir viviendo con miedo, "mirando cada mañana por la ventana" si Mogg'Shattoth vuelve para exigir un nuevo pago porque le apetezca o se aburra, adelante, se un cobarde que vive bien sentado en el trono.

Miro a Leezar, creo que está deseoso de acabar con el demonio tanto como yo.

— Yo, en cambio, sí que voy a hacer algo. Voy a acabar con ese maldito demonio. Quería esperar a la boda, pero no quiero hacer esperar al nuevo señor de Piedrahundida a que tenga esa vida acomodada que tanto ansía, ya sea por haberle dado muerte o pereciendo en el intento. Ambos resultados satisfactorios para él.

Camino hacia la puerta.

— Marcho esta misma noche. Si alguien desea acompañarme sabe dónde encontrarme.
Off Topic
Mi intención es salir de la sala del Consejo a no ser que una fuerza mayor me lo impida, ya sea que un jugador lo indique activamente o un pj se interponga en mi camino.

Avatar de Usuario
Leezar Lockbruck

Recuerdo negro
Experto
Experto
En este hilo: 11
Mensajes:99
Registrado:Junio 2019
Logros:1
Personaje:Leezar Lockbruck
Partida:Ylat
Posición:El Orbe (Mago)
Me gusta dados: 5
Me gusta recibidos: 2
Contactar:

Re: [1x07] Capítulo séptimo

Mensaje por Leezar Lockbruck » 26 Ene 2020, 01:22

*Tras mis reproches a Fabrizio me siento en mi silla y me quedo callado, acariciandome la barba pensativo. Escucho la intervención de Drake y luego la de Enyra*

*Cuando la joven rusalka va a marcharse, alzo la mano para que se detenga y escuche*

- Es comprensible que todos estemos con los ánimos alterados tras esta cascada de revelaciones... pero no debemos enfrentarnos los unos contra los otros *miro a Enyra directamente* sabes de sobra las ganas que tengo de acabar con ese maldito demonio, pues nada me ha movido más durante toda mi estancia en Piedrahundida que ese objetivo... *miro al resto de presentes* pero creo que antes de marcharte, sería bueno que explicaras tu plan más detalladamente para que los aquí presentes se convezcan de ello antes de decidir...

*Vuelvo mi mirada hacia Enyra y la sonrío, con cierta amargura*

- Por mi parte, ya sabes cual será mi respuesta. Estuve presente cuando viniste a este mundo y estaré presente si finalmente debemos abandonarlo en el intento por destruir de una vez por todas a ese malnacido *me levanto de la silla* buscar destruirle de una vez por todas y dejar que las gentes de Piedrahundida estén subyugadas por él, es el mejor objetivo... pero debes dar una explicación mejor a los miembros del Consejo para que la decisión sea tomada por todos en consenso, pues ese es el sentido de estar aquí reunidos...
Hasta la persona mas pequeña puede cambiar el curso del futuro.

Avatar de Usuario
Drake

Violencia gratuita
Oficial
Oficial
En este hilo: 6
Mensajes:53
Registrado:Junio 2019
Logros:1
Partida:Ylat
Posición:La Espada (Ejecutor / Verdugo)
Me gusta recibidos: 4

Re: [1x07] Capítulo séptimo

Mensaje por Drake » 26 Ene 2020, 02:04

Leezar Lockbruck escribió:
26 Ene 2020, 01:22
- Por mi parte, ya sabes cual será mi respuesta. Estuve presente cuando viniste a este mundo y estaré presente si finalmente debemos abandonarlo en el intento por destruir de una vez por todas a ese malnacido *me levanto de la silla* buscar destruirle de una vez por todas y dejar que las gentes de Piedrahundida estén subyugadas por él, es el mejor objetivo... pero debes dar una explicación mejor a los miembros del Consejo para que la decisión sea tomada por todos en consenso, pues ese es el sentido de estar aquí reunidos...
Aprovecho la intervención de Leezar para desplazarme hasta la puerta y ponerme en medio. Claramente se ve que no estoy en mis mejor momento, prácticamente tengo una clavícula rota. No soy precisamente una amenaza.

Daria mi vida una y mil veces para salvar esta casa. Pero esta claro que no todo el mundo es capaz de ello.
— Ese demonio sera destruido, no lo dudéis ni un solo segundo. Sera destruido si está en nuestras manos. Si eso es posible. Leezar estará gustoso de consagrar su vida a ello y yo de apoyarlo.
— Pero ignoráis que es algo que lleva siglos... siglos sucediendo. ¿Y de la noche a la mañana vas acabar con él? ¿Qué lo garantiza? ¿Tu palabra.

Mi voz es pesada y cansada. Marca desanimo, ya no hay rabia ni enfado.
— Si os sacrificáis ahora, tendremos tiempo. Si no... quizás ya estemos condenados.
— Y sí ese ser es indestructible, una vida Orovecchio cada 100 años no me parece un alto precio por salvar cientos y miles de vidas que abitan estas tierras.


Miro al suelo y hago una ligera pausa. Trago saliva e hincho el pecho con aire.
Lo que si esta claro es que esto es un CONSEJO. Como bien ha dicho Leezar. Y nadie abandonara esta sala hasta que el consejo decida. Nadie.

Desenvaino la mi espada. No es una postura defensiva, solo esta desenvainada. Pero busco donde poner los pies por si tuviese que actuar.
— Estoy harto de chiquilladas y actuar sin consenso. Dedicamos aquí y ahora el por venir de Piedrahundida. Sea cual sea la decisión que tomemos, pese lo que nos pese, nos guste o no. La aceptaremos sin rechistar.
— Así que Enyra haz el favor de sentarte, expón tu plan sí crees que es lo mejor para Piedrahundida y decidiremos, entre todos, que hacer.

Mi voz se ha tensado por instantes, pero la desidia vuelve a ella, la espada me pesa en la mano y se nota en mi tono.
Off Topic
No dejare salir absolutamente a nadie de la sala hasta que se tome una decision firme, estoy dispuesto a emplear la fuerza y a morir en ello si es necesario.
— Este consejo sera de una maldita vez un consejo de verdad. O me temo que sera el ultimo que tengamos... Sí alguno tiene más ideas, es el momento de decirlas. Y por favor, que alguien vaya a buscar a Abelio. Es importante que este aquí.

Avatar de Usuario
Alim de Mostaganem

Maña perfecta Corredor de seguros
Experto
Experto
En este hilo: 7
Mensajes:62
Registrado:Junio 2019
Logros:2
Personaje:Alim de Mostagánem
Partida:Ylat
Posición:La Visión (Espía)
Me gusta dados: 3
Me gusta recibidos: 3

Re: [1x07] Capítulo séptimo

Mensaje por Alim de Mostaganem » 26 Ene 2020, 08:26

Fabrizio Orovecchio escribió:
23 Ene 2020, 23:37
Sala del Consejo
[...]
— Quiero que una cosa quede clara. — anuncio, recuperando algo de la compostura que parecía haber perdido. — No me arrepiento de nada de lo que he hecho. Todas y cada una de las decisiones han sido para proteger Piedrahundida y sus gentes. — carraspeo. Clavo mi mirada en Leezar, que parece que me quiere decir algo. — Desde permitir que os entrometiérais con el demonio hasta... — miro hacia Alim, confuso, pálido, una sombra de lo que era. Mogg'Shattoth se ha cebado con él. — ...hasta acogeros en el seno de la familia como si fuéseis de mi sangre.
Efectivamente, estoy más tirado sobre mi silla que sentado. El agotamiento mental y anímico se reflejan perfectamente en mi palidez, mis ojeras, mi actitud derrotada. Pero no puedo evitar recuperar un poco de color y esbozar media sonrisa ante las palabras de mi padre, que me reconfortan. Incluso logro incorporarme un poco. Aunque sea muy poco, al menos el intento es perceptible.
Fabrizio Orovecchio escribió:
23 Ene 2020, 23:37
[...]

Tadeo Orovecchio, mi padre. — hago una pausa y miro a mis hermanos. — Nuestro padre, no fue capaz de entregarme. El pacto exige el sacrificio del primer primogénito sano del dirigente de Piedrahundida. — extraigo mi collar y lo muestro. Es una aguamarina romboide engarzada en plata. Una reliquia de familia que guardo con celo. — Yo tampoco pude. — miro a Enyra. Si pudiese llorar, ya lo habría hecho. — Después, lo intenté... — no puedo pronunciar lo siguiente. Alim no me quita ojo. — ... lo intenté ofreciendo a un chiquillo de la calle. Un cualquiera, perdido en un país lejos de su hogar. Y sin sus padres... pero no pude.

La reacción de Alim me romperá el corazón, seguro. No importa. Me planto ante Leezar.
Mi boca se abre en una O silenciosa e involuntaria. No puedo creer a mis oídos. Me hundo más y más en mi silla, y lo único que me sostiene son mis manos agarrotadas sobre los brazos de la misma. Agarrotadas hasta el punto de estar blancas, y de no sentirlas. Mi cabeza es un torbellino donde la idea de haber sido «acogido como si fuese de su sangre» se enfrenta descarnadamente a la de «ofrecer al demonio un chiquillo de la calle».

Me encuentro físicamente mal, y siento un fuerte dolor en mi vientre y mi pecho. Las lágrimas brotan, abundantes pero en silencio, de mis ojos. En un acto reflejo me levanto y caigo detrás de la silla, donde vomito con arcadas incontrolables. No es un vómito abundante, porque hace días que no como en condiciones. Veo mi cara reflejada en algún objeto metálico que no puedo identificar, y el color verdoso me sorprende. Una mano me ayuda a ponerme en pie y volver a la silla. Creo que es Enyra. Sí, es ella. Vuelvo a estar sentado, pero tardo bastante más en volver a la reunión. El torbellino de mi cabeza no se aplaca fácilmente, y sólo el agotamiento hace que deje de darle vueltas.
Fabrizio Orovecchio escribió:
23 Ene 2020, 23:37
[...]
— Ocupaos de la boda con Bianca Leone. Altoviento será entregado por Uragana en cuanto se celebre la boda; Gerad, deja de perder el tiempo y cásate con ella. Dirige esa ciudad en comunión con tu hermano.

A no ser que me impidan marcharme, abandonaré la ciudad junto a Scheziss.
De repente recupero el color y la postura. He encontrado una emoción capaz de devolverme las fuerzas. Es la rabia. Una rabia inmensa, desaforada, que rezuma por mis poros. Y no pasa desapercibida. Todos se vuelven hacia mí cuando me enderezo sobre mi silla y recupero el color. Veo sorpresa en sus ojos ante el rictus de mi rostro, que refleja esa rabia con toda fidelidad.

Me pongo en pie y miro a Fabrizio a los ojos antes de que se levante.

—No, Lord Fabrizio —recalco las palabras: no digo «padre», como últimamente hacía; no podría—. ¡URAGANA SERÁ MÍA, Y SÓLO LA MUERTE PODRÁ IMPEDIRLO!

No he podido evitar levantar la voz, y mi respiración se entrecorta, como si acabase de correr una milla. Creo que acierto a ver cómo la comisura de los labios de Fabrizio se eleva de modo casi imperceptible, apuntando a lo que podría haber sido una sonrisa. Me siento de nuevo, pero mucho más alerta que al principio de la conversación. La rabia sigue bullendo dentro de mí, y estoy preparado para saltar ante cualquiera que me contradiga. Estoy plenamente a la defensiva, y me siento como un felino recién capturado, encerrado en una jaula con sus captores; mis sentimientos y mis sentidos se centran particularmente en Fabrizio y Gerad. Mis uñas se clavan en la mesa. El runrun de que mis días en Piedrahundida llegan a su fin se hace fortísimo, y eso aumenta la fuerza de mi rabia. Siento un cierto mareo, pero lo ignoro.
احذر عدوك مرة وصديقك ألف مرة فإن انقلب الصديق فهو أعلم بالمضرة

Abelio Floricarpio

Mártir de Ylathia
Experto
Experto
En este hilo: 4
Mensajes:86
Registrado:Junio 2019
Logros:1
Partida:Ylat
Posición:El Espíritu (Sacerdote)
Me gusta dados: 1

Re: [1x07] Capítulo séptimo

Mensaje por Abelio Floricarpio » 26 Ene 2020, 12:43

Oh... por todas las santas, todas las monjas, todos los espíritus y todos los demonios. No puedo más, cada paso que doy consume mi energía de una semana. Ya no rezo. He perdido la fe ahora que la muerte me agarra el brazo para dar un paso más por los corredores de la fortaleza de Piedra Hundida.
Drake me ha llamado. Estas semanas, todo se ha ido al infierno. Todo.
Desde que huir de la caseta en llamas donde encerramos a Alim, nada ha sido igual. Nada. He estado en la inopia , en Bavia, no se lo he dicho a nadie pero sólo el consumo de semillas alivia el dolor de mi carne y huesos y paso el dia catatonico. No se que hora es, ni que día, y olvido con facilidad todo lo que me dicen.
Pierdo el hilo de cualquier conversación, porque sólo las oigo a ellas...las voces...no han parado desde mi tortura. Cada vez son más voces, más altas, en varios idiomas y no se a quien hacer caso ni a cual escuchar en cada momento.

Drake me ha llamado, avanzó con dos bastones por los pasillos, lento, muy lento. Deseo morir y acabar con esto.

Me presento a Drake, rumio mi propia saliva, desdentado (He perdido varias piezas de la boca estos dias), con un globo ocular herido de por vida que mira hacia el lado contrario del sano.
Jorobado, como, con varios dedos de la mano deformado, tos ferina, neumonía, esputos sanguinolientos, orina rojiza, piel pálida y sudorosa, soy un fantasma del poderoso y ambicioso fraile que quiso conquistar toda la región en nombre de Ylathia y levantar una catedral.
Soy un moribundo arrepentido.


"Señor Drake. Perdone la tardanza . ¿Que deseáis De mi? Como veis, no puedo afrontar grandes retos, Soy un anciano prematuro. Contadme"

Las voces en mi cabeza gritan, discuten, se cargarán, y una no para de repetir mi nombre Abelio, Abelio, Abelio....

Abelio Floricarpio

Mártir de Ylathia
Experto
Experto
En este hilo: 4
Mensajes:86
Registrado:Junio 2019
Logros:1
Partida:Ylat
Posición:El Espíritu (Sacerdote)
Me gusta dados: 1

Re: [1x07] Capítulo séptimo

Mensaje por Abelio Floricarpio » 26 Ene 2020, 12:56

Veo allí la cámara a varios miembros del Consejo. Y a Fabrizio. Estaban enzarzados en un debate tan acalorado como acostumbran. Se lanzan puñales envenenados y se reprochan, como siempre.
Vergonzoso.
Les interrumpió en un punto peto no hablo yo, hablan las voces en mi cabeza, con diferentes ritmos, tonos y acentos.

"Fabrizzio es un engendro hipócrita y mentiroso, debisteis escuchar a Abelio y susreplicantes cuando propuso destituirlo"

"Los marjales de Ormudax deben ser purgados, el fuego debe consumir está tierra endemoniada"

"Mogg Shattoth es el verdadero señor de estas tierras, y sólo un paladín de Ylathia podrá arrebatarle el trono y traer el orden a este cenagal"

"El Ujibo debe morir"

Cerrado

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado