[1x04] Capítulo cuarto «Templo de Ylathia»

Cuando los protagonistas de Ylat completen una Sesión, aparecerá aquí a la vista de todo el público.
Abelio Floricarpio

Mártir de Ylathia
Experto
Experto
En este hilo: 13
Mensajes:86
Registrado:Junio 2019
Logros:1
Partida:Ylat
Posición:El Espíritu (Sacerdote)
Me gusta dados: 1
Re: [1x04] Capítulo cuarto

Mensaje por Abelio Floricarpio » 19 Ago 2019, 01:45

DESPERTAR

El producto de Leezar me saca de mis pesadillas, me revuelvo en la cama, sobresaltado, como si siguiese amenazado. Pero veo a mi al rededor a Leezar, con quien inesperadamente cada vez me siento más camarada, al sagaz Alim, ese pequeño hereje tiene talento y me gusta su forma de pensar. A señor Fabrizio, primo, sangre de mi sangre.
Le veo abandonando la sala pero logró pronunciar su nombre, afónico. Y digo

"Más traidores primo. Y tal vez, dentro de Piedra Hundida"

De repente me acuerdo de algo, la carta, busco en mis mangas , mi toga está abierta, tengo el pecho al aire y enaceitado con lociones alcohólicas curativas, LA CARTA!! No digo nada, trago saliva, miro a mis acompañantes buscando complicidad y haciendo gestos con las manos.
Antes de captar cualquier seña, mi cerebro se enciende dd nuevo y le digo a Fabrizio que sigue en el marco de la puerta.
"Este rufian buscaba un cadáver calcinado. ¿alguien sabe algo? ¿o hay secretos en esta familia? Reunion urgente señores"

El pánico me invade y cambio de tema

"Richerento!! Puede estar envenenado por el impostor, ponerle en cuarentena! "

Trato de salir de la cama como pollo sin cabeza y mis piernas no me sostienen, me caigo dd bruces, toso algo de sangre sobre el cadáver...

"Desaceros de este saco de estiércol sin que nadie sepa nada. A la ciénaga o las porquerizas" y escudo sangre encima una vez más.

Me incorporo dolorido, con quejidos, dejo que Fabrizio abandoné la sala exasperado , alucinado, enfadado y preocupado. No se si cree mi versión. La desconfianza me apresa, agarro las manos del joven infiel Alim, y miro al enano Leezar:

"Que Ylathia me escupa en la cara si miento... Alguien no está siendo sincero en la cohorte, y este bellaco buscaba un cadáver quemado. Hay que saber si buscaba en el lugar correcto."

Me aturullo.... miro por toda la habitación, aprieto mucho las manos de Alim y balbuceo

"Mi correo...¿Y la carta?"

Avatar de Usuario
Enyra Petreius

Frialdad perfecta
Oficial
Oficial
En este hilo: 4
Mensajes:58
Registrado:Junio 2019
Logros:2
Partida:Ylat
Posición:El Blasón (General)
Me gusta dados: 19

Re: [1x04] Capítulo cuarto

Mensaje por Enyra Petreius » 19 Ago 2019, 18:17

En la reunión

Cuando termino de hablar me levanto y escucho al resto.
Gerad escribió:
13 Ago 2019, 20:31
Le hago un gesto de respeto con la cabeza. Y sigo.
Le devuelvo el gesto a Gerad a modo afirmativo. Permanezco seria y en silencio hasta que Alim habla.

Alim de Mostaganem escribió:
14 Ago 2019, 07:25
—Queridos padre —sí, por primera vez le llamo padre delante de toda la familia, y estaré atento a ver si alguien frunce el ceño o hace algún otro gesto—
Mi gesto se endurece algo más, cojo aire y lo suelto lentamente. Sin hacer ruido. Me giro hacia Alessia y en el más mínimo susurro le digo:

- Qué procacidad... Llamarle "padre" en una reunión delante de todos, faltándole al respeto.

- Sobre todo después de hacer que Lord Fabrizio perdiese su mano y a su mujer en una sola noche.

- Yo habría dado mi vida antes de que ocurriese nada de eso.

- Lo sé.

Suspiro otra vez y vuelvo a poner la atención en la reunión. Una vez que finalice me retiro a mi alcoba a descansar. Al día siguiente comenzaré mi entrenamiento.
Off Topic
A espera de que se decida entrenar a Drake o a mi es lo que mi pj estará haciendo.
La muerte nos sonríe a todos, así que devolvámosle la sonrisa.

Avatar de Usuario
Alim de Mostaganem

Maña perfecta Corredor de seguros
Experto
Experto
En este hilo: 6
Mensajes:62
Registrado:Junio 2019
Logros:2
Personaje:Alim de Mostagánem
Partida:Ylat
Posición:La Visión (Espía)
Me gusta dados: 3
Me gusta recibidos: 3

Re: [1x04] Capítulo cuarto

Mensaje por Alim de Mostaganem » 20 Ago 2019, 12:39

Obviamente devuelvo la carta a Abelio, diciéndole que no quería arriesgarme a que llegase a manos equivocadas mientras él estaba inconsciente. Por supuesto sigue con el lacre intacto.
احذر عدوك مرة وصديقك ألف مرة فإن انقلب الصديق فهو أعلم بالمضرة

Avatar de Usuario
Leezar Lockbruck

Recuerdo negro
Experto
Experto
En este hilo: 7
Mensajes:99
Registrado:Junio 2019
Logros:1
Personaje:Leezar Lockbruck
Partida:Ylat
Posición:El Orbe (Mago)
Me gusta dados: 5
Me gusta recibidos: 2
Contactar:

Re: [1x04] Capítulo cuarto

Mensaje por Leezar Lockbruck » 20 Ago 2019, 18:59

*Después de que Abelio recupere la compostura, me desentiendo del asunto y sigo los pasos de mi amigo Fabrizio para contarle lo que Mario me ha comunicado. El señor de Piedrahundida está agotado y tras agradecerme que le informase, me pide que acuda a Gerad, quien se ocupará en su ausencia del señorío, y a Enyra, el brazo militar de nuestra casa y quien mayor experiencia tiene contra los insidiosos Hombres Lagarto*

*Por consiguiente, tanto Gerad como Enyra se pueden dar por informados de mi conversación con Mario. Les propondré llevar a cabo una expedición a finales de mes o principios del siguiente, de modo que disponga de tiempo suficiente para poder prepararme a través del estudio de mis libros y en la Biblioteca. Enfrentarse a esta nueva amenaza demoníaca no es ninguna broma y no se debe subestimar el oscuro poder que puede contener el ahora desatado Grimorio de Gustaffon*
Hasta la persona mas pequeña puede cambiar el curso del futuro.

Avatar de Usuario
Gerad

Maña perfecta Ojos de serpiente
Oficial
Oficial
En este hilo: 4
Mensajes:47
Registrado:Junio 2019
Logros:2
Partida:Ylat
Posición:El Manto (Consejero)
Me gusta dados: 1
Me gusta recibidos: 4

Re: [1x04] Capítulo cuarto

Mensaje por Gerad » 20 Ago 2019, 20:44

Fabrizio Orovecchio escribió:
18 Ago 2019, 17:25
La emoción me juega una mala pasada. No logro mantenerme de pie, me tropiezo con mis propios pies y caigo encima del cuerpo exánime, montando un espectáculo lamentable producto de mi cansancio, de mi herida y de la situación que me sobrepasa. El servicio se me queda mirando atónito, mientras Drake, Gerad, Leezar y Alim me observan en silencio. Me incorporo como puedo y carraspeo.

— Disculpadme, no me encuentro bien. Gerad, Alim, encargaos de esto. Mañana salgo muy temprano hacia el Santuario de los Pantanos y no me puedo demorar.
Asiento, aunque no he podido evitar poner la cara de preocupación al ver la escena.

- Partid sin problema, hermano. Alim y yo mantendremos todo en orden.
Abelio Floricarpio escribió:
19 Ago 2019, 01:45
El pánico me invade y cambio de tema

"Richerento!! Puede estar envenenado por el impostor, ponerle en cuarentena! "
Pese a que veo hecho una mierda a mi primo, ya no me fio de nada. Y menos tras los putos zombis. Llamo a los guardias y les ordeno la cuarentena inmediata de Richerento. El mismo protocolo que con Mario. Al menos de una habitación a otra podrán hablar...

Abandono la zona, dejando a Bruto al cargo de todo lo que pueda necesitar Abelio. Será mis ojos con todo este tema. Cuando esté en mejor estado recibirá un mensaje sobre lo importante que es de que convenza al joven Pamphilos de que no debe hacerse un monje hermitaño. Está en deuda con nuestra familia y un monje no puede pagar sus deudas. Nos interesa que vuelva como aliado.

Lo primero que hago es visitar a Enyra.

- Mi General, creo que vamos a entablar un duelo a muerte contra los Buelhorn. Voy a redactar ahora mismo las misivas. Sé que yo mismo solicité vuestro nuevo equipo y recursos para un entrenamiento especial, pero quizá sea más necesario ahora que sea Drake quien lo reciba. Me gustaría saber si lo aprobáis.

Charlo un rato con Enyra sobre todos los problemas que tenemos, cuando Leezar aparece y nos informa de su conversación con Mario.
Leezar Lockbruck escribió:
18 Ago 2019, 10:59
- Mogg'Shattoth gobernó sobre esas criaturas... no es de extrañar que parte de la consciencia del demonio que aún habita en este plano a través del grimorio, le conduzca hacia el principal asentamiento de esos seres reptilianos para volver a subyugarlos bajo su voluntad, aunque esa voluntad esté tan mermada y solo sea una sombra de lo que fue Mogg'Shattoth, no deja de ser una amenaza si se le deja el tiempo suficiente de existencia...

- Entonces no hay tiempo que perder... hablaré con Enyra y Abelio, debemos acudir a las Ruinas de los Hombres Lagarto para terminar de una vez por todas con ese ser inmundo y con la amenaza reptiliana...
Leezar Lockbruck escribió:
20 Ago 2019, 18:59
*Por consiguiente, tanto Gerad como Enyra se pueden dar por informados de mi conversación con Mario. Les propondré llevar a cabo una expedición a finales de mes o principios del siguiente, de modo que disponga de tiempo suficiente para poder prepararme a través del estudio de mis libros y en la Biblioteca. Enfrentarse a esta nueva amenaza demoníaca no es ninguna broma y no se debe subestimar el oscuro poder que puede contener el ahora desatado Grimorio de Gustaffon*
- Este mes es imposible mandar una expedición, tenemos a toda la guardia en alerta por los malditos Buelhorn, las murallas reparando... Me temo que deberá esperar al siguiente consejo. Aunque Enyra podría dedicar todo el tiempo posible a preparar a las tropas para la visitar a los hombres lagarto... Quedará en vuestras manos. (Dado que no hay acciones disponibles para este mes, por eso pasa al siguiente)

Dejo a todo el mundo y marcho a mi despacho. Pongo a Marco a hacerse cargo de las tareas. Necesito concentración para preparar las misivas. Ningún trazo de ninguna palabra de la carta puede mostrar debilidad.

Empiezo por la de los Buelhorn.
Gerad Orovecchio escribió: Querido Josah Buelhorn:

Lamento mucho oír como mi hermano intentó atacaros. En clara desventaja, siendo una comitiva diplomática y en presencia de su mujer no tiene ningún sentido. Creo que ambos sabemos que Fabrizio Orovecchio no actúa así.

He repasado vuestras exigencias para la liberación de mi hermano. El problema es que mi hermano está aquí en Piedrahundida con nosotros, con una mano menos y una historia completamente diferente a la vuestra, por lo que me temo que no vamos a acatar ninguna de ellas.

Habéis insultado a esta familia, mentido descaradamente por carta, y jugado sucio. Pero los Orovecchio aún creemos en las tradiciones del Gran Impero de Malasthar. Os hago saber lo siguiente.

Sir Draconio Orovecchio, Espada de Piedrahundida y Caballero del Imperio de Malasthar desafía a duelo a Josah Buelhorn, señor de Altoviento.

Y por si tenéis alguna duda, hemos informado de todos los hechos al Tribunal de Beslitz, donde se realizará el duelo. Como bien mencionabais en vuestra carta, no queremos hacer enfadar al Impero, ¿no?

Gerad Orovecchio, señor en funciones de Piedrahundida
Sello la carta y la envío a la familia Buelhorn. Puesto esto, escribo al Tribunal de Beslitz, recuerdo que tenía un buen amigo dentro del tribunal, seguro que nos ayuda tenerle en nuestro favor.

TIRADA DE INFLUENCIA = FRACASO

Imagen

Mierda, no recuerdo ni su nombre. No sería tan buen amigo. Joder. Marco entra y me ve cabreado conmigo mismo. Me pregunta, y le cuento el pastel. Sonríe y me sirve un vaso de vino.

Contador de Historia- Señor, vuestro "amigo" es Sir Elthon. Recuerde, aquel noble al que salvó de una pelea en una taberna en la capital... Hace años que no cuenta la historia, creo que la ha ido olvidando...

Joder que puta cabeza. Este chico es un genio. Ahora recuerdo porque trabaja para mi. Le sonrío y le despido. Sir Elthon Travole. Aquella noche iba muy borracho, y ofendió a unos parroquianos problemáticos. Eligió muy mal donde tomarse unas copas, al fin y al cabo era nuevo en la ciudad, acababa de empezar su oficio en el Tribunal. Y para evitar problemas al tabernero me puse en medio, comencé a contar chistes y todos acabamos de fiesta de nuevo. Esa noche le salvé de una buena, y quedó en deuda conmigo. Amigos para siempre.
Llegó el momento de cobrarse la deuda y saludar a mi viejo amigo.

Gerad Orovecchio escribió: Al Alto Tribunal de Beslitz:

Muy a mi pesar escribo esta carta para informar de los actos infames y poco caballerescos del líder de la familia Buelhorn. En vez de solucionar los conflictos de forma legal, optaron por lo siguiente:

Jorah Buelhorn ha mutilado la mano a Sir Fabrizio Orovecchio, sin darle opción a defenderse en justa batalla. Apresó a la comitiva diplomática, utilizó a sus hombres para que le sujetaran y le cortó la mano. Después, dejó preso a mi hermano y sus hombres, mandando una carta con actos inventados solicitando dinero como un vulgar timador.

Sir Fabrizio pudo escapar, pero no todos sus hombres ni su mujer, Paulina.

Dados estos actos tan poco apropiados para un líder de familia noble, declaramos necesario un juicio por combate, siendo informado Jorah Buelhorn.

Para defender a la familia Orovecchio, la justicia y la verdad, luchará Sir Draconio Orovecchio, caballero del Imperio de Malasthar.

Sin mas asunto, espero que el Imperio tome este asunto con la importancia que tiene.

Gerad Orovecchio, señor en funciones de Piedrahundida
La carta irá acompañada de un buen agasajo de vino para Sir Elthon. Esperaremos a ver que ocurre.

Avatar de Usuario
Leezar Lockbruck

Recuerdo negro
Experto
Experto
En este hilo: 7
Mensajes:99
Registrado:Junio 2019
Logros:1
Personaje:Leezar Lockbruck
Partida:Ylat
Posición:El Orbe (Mago)
Me gusta dados: 5
Me gusta recibidos: 2
Contactar:

Re: [1x04] Capítulo cuarto

Mensaje por Leezar Lockbruck » 21 Ago 2019, 11:00

Gerad escribió:
20 Ago 2019, 20:44
- Este mes es imposible mandar una expedición, tenemos a toda la guardia en alerta por los malditos Buelhorn, las murallas reparando... Me temo que deberá esperar al siguiente consejo. Aunque Enyra podría dedicar todo el tiempo posible a preparar a las tropas para la visitar a los hombres lagarto... Quedará en vuestras manos. (Dado que no hay acciones disponibles para este mes, por eso pasa al siguiente)
*Asiento a Gerad*

- Me lo imaginaba y es completamente comprensible... por esto mismo, dedicaré lo que queda de mes a estudiar mis libros y los de la Biblioteca, para así estar preparado para la expedición del próximo mes...

*Cuando Gerad se dispone a marcharse para encargarse de sus importantes obligaciones, le comento una última cosa*

- Como comenté en el consejo, ya tenemos a nuestra disposición una red de comunicación basada en las anfípteras entre Villa Musgosa y Piedrahundida... como ahora es vos el que está al cargo de los dominios de los Orovecchio y no Fabrizio, le recuerdo la importancia de crear unos puestos de vigilancia a lo largo de nuestras fronteras, de modo que podamos entrenar a los vigías en el envío de estos reptiles alados... *señalo a Enyra* nadie más capaz que nuestra general para seleccionar a tales vigías y yo mismo, me presto a instruirles en el trato con esas criaturas y su envío a Piedrahundida, de modo que así podamos estar informados de cualquier incursión o problema en el señorío. Incluso, tengo ideado un Plan B para que en el caso de que un hipotético ataque sea repentino y no de tiempo a los vigías a escribir un mensaje: cada puesto de vigilancia dispondrá de varias anfípteras, de las cuales, una de esas criaturas, ya tendrá una misiva atada a una de sus patas, compuesta simplemente por un símbolo, cada puesto dispondrá de un símbolo que lo identifique, y una cruz negra como mensaje, de forma que en el caso de que el ataque les pillase por sorpresa, simplemente tuvieran que soltar a la criatura y así poder informarnos de que el asentamiento correspondiente al símbolo ha recibido un ataque fatal y es necesaria nuestra actuación. El resto de criaturas de las que dispondrá cada puesto de vigilancia serán empleadas para escribir mensajes más detallados, todos ellos con el símbolo correspondiente para evitar confusiones, y en los que nos podrán informar de cualquier eventualidad...

*Sin más guardo silencio a espera de alguna respuesta, ya sea afirmativa o negativa. Si no recibo tal respuesta, me dirigiré a mis aposentos y a la Biblioteca a comenzar con mis estudios para derrotar al Grimorio de Gustaffon, así como el aprendizaje de cualquier conjuro que pueda servirme para tal evento*
Hasta la persona mas pequeña puede cambiar el curso del futuro.

Abelio Floricarpio

Mártir de Ylathia
Experto
Experto
En este hilo: 13
Mensajes:86
Registrado:Junio 2019
Logros:1
Partida:Ylat
Posición:El Espíritu (Sacerdote)
Me gusta dados: 1

Re: [1x04] Capítulo cuarto

Mensaje por Abelio Floricarpio » 21 Ago 2019, 13:03

Abelio no entiende la poca gravedad que le están dando a lo ocurrido, se pone nervioso, agarra la carta, la estriba fuerte haciendo crujir el lacre de cera morada y arrugado el pergamino.
Sin soltarlo, se levanta por fin fuerte, medio desnudo, abre un cajón, saca un pequeño recipiente de madera con tapa, lo abre,dentro hay semillas machacadas y una cucharilla, se sirve varias veces en ambas cosas nasales.
Su imagen es decrepita
Le cae el polvo de la nariz . Tiene los labios cortados y espumosa baba blanca en las comisuras.
Camina en círculos, resopla... llega Bruto por orden de Gerad:
"Largo mocoso incestuoso, ahora no necesito más cuidados, dile a tu señor que ya me ocupare del desagradecido de Jiggalen"
Le echo.

Muro a Alim como si fuese el único cuerdo en el fuerte:

"Alim. Joven pendenciero . Tu viveza está por encima de su ignorancia si sigues en este cuarto aún."
Pateo el cadáver y grito:
"Bruto!!! Vuelve!!! No corras!!! Deshazte de esto con presteza y discreción. Cephilio te ayudará, buscale "

Sigo con Alim
"Un cadáver... en la alfombra... y a nadie le importa!!! Richerento envenenado, posiblemente, con un agente contagioso, Y A NADIE LE IMPORTA!!! Piedra Hundida podría perecer en horas por una plaga!!!! Maldita sea!!!!"

Me paro. Muro mi puño. Oh, la carta!! La desenrrollo y leo murmurando en presencia de Alim



"
- Estimado hermano Abelio Floricarpio....
Bla bla bla, la archidiócesis bla, bla, bla, el capellán Rudalcanda y la sororita sufridora Mia Palooso han estudiado sus estudios y misivas bla, bla, bla agradecen la conversión a la fe de Jigalen Pamphilo y su señorío...Bla, bla, bla .... Le otorgan a usted el título de misionero de Ylathia y estimamos oportuno que recibiese una legión de flagelantes para su Santa sede en Armudax y las materias primas necesarias y los obreros cualificados para ... AUMPLIAR SU TEMPLO!!!!

- Abelio hiperventila, le claquea la mandíbula y le entra el baile de San Vito. Recupera la compostura y sigue con pulso tembloroso -

...siempre que .... (Oh,oh) ... nos informe de la correcta recuperación y conservación del impio cuerpo de la vigésima doncella, Rufiana de Canternilo la Piadosa, penúltima profeta de Ylatia, que debemos informarle, estaba siendo transportada en aeroglobo de incógnito por una agente infiltrada que según nos informa, estuvo cautiva en Piedra Hundida, pero que afortunadamente no fue descubierta en su coartada por los agentes de su gobierno. Si nos aporta garantías de la posesión y correcta conservación de tan sagrada momia, podrá usted Monseñor, exponer la reliquia de la Santa en su nuevo templo, punto imprescindible de peregrinación que aportará prosperidad a su población hasta el fin de los días.
Esperamos sus noticias y le recordamos la discreción necesaria para evitar la pérdida de los Santos restos."

Miro a Alim....

"Amigo.... sólo puedo confiar en vos. Debemos saber dónde yace el cadáver de la santa...o primero poner a Richerento en cuarentena? .... O hablar con Jiggalen??? "

Me siento de golpe en la cama de nuevo... "Ylathia ayúdame!!!"

Avatar de Usuario
Drake

Violencia gratuita
Oficial
Oficial
En este hilo: 5
Mensajes:53
Registrado:Junio 2019
Logros:1
Partida:Ylat
Posición:La Espada (Ejecutor / Verdugo)
Me gusta recibidos: 4

Re: [1x04] Capítulo cuarto

Mensaje por Drake » 21 Ago 2019, 13:07

Despues de la reunion.
Solo espero que mi intervención en el consejo sirviese de algo. La verdad que la cosa no termina de mejorar por ningún sitio, a día de hoy lo único que tengo claro es que el único problema resuelto hasta ahora es del de Malthus Haagenti. Al parecer todo ese asunto de la Torre de Gustaffon esta resuelto pero algo me dice que aun no ha acabado, esos hombres lagarto siguen campando a sus anchas. ¿Y que habrá sido de Elisia Jacenty? Mejor no pensar demasiado, tengo otras cosas más importantes.
Alim de Mostaganem escribió:
16 Ago 2019, 09:38
Y Richerento está buscando a toda velocidad a Drake y a Lord Fabrizio por orden mía. No he ententendido las palabras de Abelio sobre encerrar a Richerento, pero creo que es el shock.
Richerento no tarda en encontrarme pues ando meditando sobre estas cosas cerca del lugar, después de haber presentado a Wilham y a Abelio y dejarles a solas. Llego al trote y contemplo la escena, Wilham postrado boca bajo en un charco de sangre, la llegada de mi hermano y su desmayo, las explicaciones de Alim y a Abelio despertar.
Abelio Floricarpio escribió:
19 Ago 2019, 01:45
"Que Ylathia me escupa en la cara si miento... Alguien no está siendo sincero en la cohorte, y este bellaco buscaba un cadáver quemado. Hay que saber si buscaba en el lugar correcto."

Me aturullo.... miro por toda la habitación, aprieto mucho las manos de Alim y balbuceo

"Mi correo...¿Y la carta?"
Veo el intercambio de la carta entre Alim y Abelio, curioso. Abelio abre la carta y la lee en voz alta.
Abelio Floricarpio escribió:
21 Ago 2019, 13:03
...siempre que .... (Oh,oh) ... nos informe de la correcta recuperación y conservación del impio cuerpo de la vigésima doncella, Rufiana de Canternilo la Piadosa, penúltima profeta de Ylatia, que debemos informarle, estaba siendo transportada en aeroglobo de incógnito por una agente infiltrada que según nos informa, estuvo cautiva en Piedra Hundida, pero que afortunadamente no fue descubierta en su coartada por los agentes de su gobierno. Si nos aporta garantías de la posesión y correcta conservación de tan sagrada momia, podrá usted Monseñor, exponer la reliquia de la Santa en su nuevo templo, punto imprescindible de peregrinación que aportará prosperidad a su población hasta el fin de los días.
Esperamos sus noticias y le recordamos la discreción necesaria para evitar la pérdida de los Santos restos."
¿El cadaver quemado es una Santa? ¿La que podría ser una Orovecchio, Viola Orovecchio? Viola se caso en 1219, han pasado 43 años, por edad perfectamente podía ser ella el cadáver quemado. Supongo que Wilham al ser Shadaleen podría estar buscándola, pero ella se caso Ignatio Giovanni, Wilham es de la casa Mouette, no tiene nada que ver con la familia Giovanni. No se, esto es demasiado complicado.

Por lo pronto calmo al acalorado Abelio, el espectáculo ha sido impresionante pero todos queremos que esto pase desapercibido.

—Tranquilícese un poco, que no estamos en la plaza del pueblo dando el espectáculo, vaya a sus aposentos y cálmese. Yo me encargare de que Wilham pase desapercibido, luego iré a visitarle y hablamos con sinceridad ¿Vale?.

Espero que Abelio me haga caso, no tengo el día para tonterías. Supongo que Wilham pasara la noche junto al cadáver quemado, en el rincón más profundo de la fortaleza a buen recaudo. Luego iré a visitar a Abelio.
Última edición por Drake el 21 Ago 2019, 14:13, editado 2 veces en total.

Abelio Floricarpio

Mártir de Ylathia
Experto
Experto
En este hilo: 13
Mensajes:86
Registrado:Junio 2019
Logros:1
Partida:Ylat
Posición:El Espíritu (Sacerdote)
Me gusta dados: 1

Re: [1x04] Capítulo cuarto

Mensaje por Abelio Floricarpio » 21 Ago 2019, 13:16

FEEDBACK E INSERCION DE DRAKE A LA ESCENA:

Cuando todo lo anterior ocurría Drake ha podido escucharlo antes de cruzar, la puerta.

Después, él, actúa lo más similar a lo que postea.

Abelio dice:
" Richerento? No...no...." agarra una sábana y se tapa las vías respiratorias, paranoico...
"Sir Drake... alto...hasta ahí!!! Bien... hágase cargo del cuerpo. Pero si ha estado con Richerento... encarguese de que lo encierren ya!!! Y que nos vea Leezar, o el médico o quien sepa de medicina y no haya hablado con Richerento aún! Sí, le espero en mis aposentos... no puedo seguir...descamisado por los pasillls"

Y abandonó la habitación doblando a Drake sin contacto fisico

Avatar de Usuario
Starkvind
Señor Narrador
Señor Narrador
En este hilo: 15
Mensajes:395
Registrado:Julio 2018
Me gusta dados: 9
Me gusta recibidos: 32
Contactar:

Re: [1x04] Capítulo cuarto

Mensaje por Starkvind » 21 Ago 2019, 23:30

Starkvind escribió:
15 Ago 2019, 01:04
  1. Alim, haz una tirada de Maña con un penalizador -1 a la misma por vuestra situación con los Buelhorn. Dependiendo del resultado, deberás narrar qué es lo que ocurre en Altoviento. Vamos a poner que la misión llevará un par de semanas completarla. Si quieres enviar un esbirro o ir tú queda en tus manos, aunque asumiremos que la tirada depende de tus capacidades.
  1. ¿Qué pasa con las Ruinas Hombres Lagarto?
  2. ¿Qué responderá el Imperio al saber que hay una impostora que se hace pasar por Nêcraxia?
  3. ¿Uragana está loca o planea algo? ¿Qué intenciones tiene?
Os añado este punto para que sepáis que estas respuestas y tiradas no han sido realizadas todavía, y queda esa información en el aire. Animaos a responderlas, aunque no sea con el arbitraje del Señor Narrador —yo, en este caso—, ya que estamos creando una historia colectiva :guino:

Ahora voy a ir respondiendo a cada trama, individualmente, para no acumularlo todo en un único mensaje.

Avatar de Usuario
Alim de Mostaganem

Maña perfecta Corredor de seguros
Experto
Experto
En este hilo: 6
Mensajes:62
Registrado:Junio 2019
Logros:2
Personaje:Alim de Mostagánem
Partida:Ylat
Posición:La Visión (Espía)
Me gusta dados: 3
Me gusta recibidos: 3

Re: [1x04] Capítulo cuarto

Mensaje por Alim de Mostaganem » 21 Ago 2019, 23:37

Abelio Floricarpio escribió:
21 Ago 2019, 13:03
Miro a Alim....

"Amigo.... sólo puedo confiar en vos. Debemos saber dónde yace el cadáver de la santa...o primero poner a Richerento en cuarentena? .... O hablar con Jiggalen??? "

Me siento de golpe en la cama de nuevo... "Ylathia ayúdame!!!"
—Yo no me preocuparía mucho por RIcherento —le respondo a Abelio—. He registrado el cadáver de Wilham de arriba a abajo, y de dentro a fuera, si me entendéis —le guiño un ojo—; y no llevaba nada que pudiese identificarse con un antídoto: ni ampollas, ni viales, ni pastilleros, ni anillos o colgantes huecos con polvos curativos, ni nada de nada. Sospecho que se estaba marcando un vulgar farol, lo que cuadra bastante bien con el personaje que parecía ser. De todas formas, me encargaré de que Richerento esté al menos 48 horas aislado y en observación.

Giro los ojos, hacia arriba, intentando recordar...

—Creo que Drake o Gerad se habían hecho cargo de la Queimada (espero que este término no resulte poco respetuoso) —le recuerdo—. Les avisaré de lo que acabamos de averiguar, aunque creo que está a buen recaudo, y no parece probable que vaya a ir a ningún sitio, Monseñor. En cuanto a Jiggalen, creo que os corresponde a vos tratar ese tema; él confía en vos como un maestro, puesto que vos le habéis enseñado el camino que está siguiendo. Si yo me entrometiese, seguramente el efecto sería el contrario al que deseamos.

«Vaya, vaya, vaya» pienso. «Así que la tal Elisia Jacenty era una agente infiltrada que iba custodiando la momia sagrada de La Queimada...»

Esto va aclarando algunas cosas. Pero me dejo de tonterías y resuelvo ponerme manos a la obra, que hay mucho por hacer:
  • Ordeno a dos guardias que conduzcan a Richerento a una sala donde esté solo y vigilado las próximas 48 horas. Doy instrucciones muy precisas de que no se le toque, de que los guardias lleven un pañuelo cubriendo la boca, y de que no se permita a Richerento tocar ni hablar con nadie. Sigo convencido de que era un farol, pero no creo que nadie haya muerto nunca por un exceso de prudencia.
  • Me encamino a hablar con la dracónida, a ver quién demonios es, por qué estaba en Altoviento, y qué planes tiene.
  • Recojo toda la información que mi red de pajarillos me proporciona, y que puse en movimiento nada más aterrizar con el dirigible en Piedrahundida —aunque sugerí al consejo enviar a alguien a espiar a Altoviento, las órdenes ya habían sido dadas, porque el tiempo corría en contra nuestra—.
«Nêcraxia»
Me dirijo a los aposentos donde se aloja la falsa Nêcraxia, con libertad de ir y venir, pero siempre vigilada y escoltada. Llamo a la puerta y, cuando me invita a entrar, paso.

—Buenos días, mi señora. Espero que encontréis el acomodo a la altura de lo que estáis acostumbrada -—la saludo cortésmente—.
Asiento vaga y desinteresadamente a su convencional respuesta, mientras miro por la ventana. A continuación hago una pausa dramática, mirándola a los ojos, y ataco sin rodeos:
—Tenemos un problema, mi señora. Desde que nos vimos en Altoviento me dijisteis que erais Nêcraxia, pero varios de mis familiares han luchado a su lado en la guerra, y me han asegurado que no sois vos —le espeto, mirándola siempre fijamente a los ojos.
—Eh... ah... claro... vos os referís a la Gran Generala Nêcraxia, claro. Sí... ya veo cómo ha podido crearse alguna confusión —medio dice, medio farfulla, confusa y poniéndose colorada, o tan colorada como puede ponerse una dracónida—. Veréis, no, no soy exactamente «esa» Nêcraxia.
—Ya. El caso es que si no sois «exactamente» esa Nêcraxia, me gustaría saber cómo podéis ser «aproximadamente» esa Nêcraxia —le respondo, siguiéndole el juego, pero dejando claro que aquí no somos tontos—. Veréis, estoy seguro de que en la corte estos juegos de «inteligencia», este intercambio de mentiras y medias verdades mal disimuladas, constituyen una actividad social apreciada. En Ormudax somos gente sencilla, y valoramos más la honradez y la sinceridad. Os ruego que honréis nuestra hospitalidad siendo honesta.
—Claro, claro... —se excusa—. Veréis; no, no soy la Gran Generala, como habéis averiguado con gran agudeza y presteza —me adula—. En realidad soy su hermana, Nÿbraxia. Mucha gente nos confunde, pero supongo que, sobre todo a los humanos, todos los dracónidos les parecemos iguales, ja, ja.
—Ja, ja —río, pero mi risa no alcanza mis ojos, y de hecho tampoco mi boca.
—Nêcraxia y yo no nos llevamos bien. De hecho nos tratamos bastante poco, en parte porque yo soy una simple alférez del ejército, y ella no puede concederme un trato de favor sin comprometer su posición. Pero os aseguro que se alegrará MUCHO de que me hayáis rescatado de Altoviento, y que no lo olvidará —concluye, bajando la cabeza.
—Hablando de Altoviento... ¿qué hacíais allí? —continúo mi interrogatorio.
—No lo tengo muy claro. Creo que los Buelhorn están en un momento pésimo de relaciones con el imperio, porque la guerra les ha costado más de la mitad de su caballería, y ellos culpan a los Capitanes Generales, y particularmente a Nêcraxia, de haber desarrollado unas tácticas absolutamente desastrosas para la caballería, con tal de salvar otras secciones del ejército que tenían más interés para ella. En palabras de Josah Buelhorn, «Nêcraxia se encargó de que la caballería regase con sus sangre y sus tripas el campo de batalla para que otras familias más preciadas salvasen sus preciados infantes» —me confiesa—. Creo que no tenían muy claro qué iban a hacer conmigo; tal vez pedir un rescate, o simplemente asesinarme para vengarse de Nêcraxia... no lo sé —concluye.
—Os agradezco la sinceridad, Nÿbraxia. Sois nuestra huésped mientras lo deseéis, y os mantendremos la escolta. Quisiéramos informar a vuestra hermana, pero ha desaparecido desde el accidente del dirigible —le digo, esperando su reacción.
—¡Oh, no! ¿Otro accidente de dirigible? Parecen tan seguros... No sabía nada, la verdad. En Altoviento no me informaban de nada. Quizá debería ir a buscarla... —dice, pero la verdad es que no parece estar deseando recoger sus cosas y salir en su búsqueda. De hecho se recuesta aún más cómoda en su asiento.
—Oh, no, por favor —le respondo—. Quedaos, vos y vuestra familia ya habéis padecido bastante. Al menos enviaremos una carta a vuestros familiares para hacerles saber que estáis bien, si lo deseáis.
—Sí, por favor —y me da los detalles para hacer llegar una carta a sus familiares, mientras sigue comiendo de una bandeja de aperitivos que, de alguna manera, se ha hecho traer.

Con esto doy por concluido el interrogatorio, y me retiro.

Los Buelhorn
Bien, me dirijo a la Casa del Amor, como algunos cursis la llaman, y tiro de todos los hilos para saber qué está sucediendo el Altoviento.

Imagen

!القرف :x :x :x

Bien, los espías que hemos enviado a Altoviento, teniendo en cuenta el alto estado de alarma y máxima vigilancia que tendrían allí, han sido detectados y capturados. Uno pudo salir por patas y enviar una anfíptera para avisarnos del fracaso de la misión. Mierda, mierda, mierda.

En todo caso, lo único que tiene sentido es prepararnos para lo peor. Aunque no tengo duda de que la demanda de duelo será escuchada, porque Josah Buelhorn es un tipo al que su tremenda arrogancia jamás le permitiría rebajarse a no aceptar una demanda de duelo.
Off Topic
Lo que va en negrita, lo declaro con mi talento de La Visión
.
احذر عدوك مرة وصديقك ألف مرة فإن انقلب الصديق فهو أعلم بالمضرة

Avatar de Usuario
Starkvind
Señor Narrador
Señor Narrador
En este hilo: 15
Mensajes:395
Registrado:Julio 2018
Me gusta dados: 9
Me gusta recibidos: 32
Contactar:

Re: [1x04] Capítulo cuarto

Mensaje por Starkvind » 22 Ago 2019, 00:07

Los pergaminos de Gerad
Gerad escribió:
20 Ago 2019, 20:44
Empiezo por la de los Buelhorn.

[...]

Sello la carta y la envío a la familia Buelhorn. Puesto esto, escribo al Tribunal de Beslitz, recuerdo que tenía un buen amigo dentro del tribunal, seguro que nos ayuda tenerle en nuestro favor.

TIRADA DE INFLUENCIA = FRACASO

Imagen

Mierda, no recuerdo ni su nombre. No sería tan buen amigo. Joder. Marco entra y me ve cabreado conmigo mismo. Me pregunta, y le cuento el pastel. Sonríe y me sirve un vaso de vino.

Contador de Historia- Señor, vuestro "amigo" es Sir Elthon. Recuerde, aquel noble al que salvó de una pelea en una taberna en la capital... Hace años que no cuenta la historia, creo que la ha ido olvidando...

Joder que puta cabeza. Este chico es un genio. Ahora recuerdo porque trabaja para mi. Le sonrío y le despido. Sir Elthon Travole. Aquella noche iba muy borracho, y ofendió a unos parroquianos problemáticos. Eligió muy mal donde tomarse unas copas, al fin y al cabo era nuevo en la ciudad, acababa de empezar su oficio en el Tribunal. Y para evitar problemas al tabernero me puse en medio, comencé a contar chistes y todos acabamos de fiesta de nuevo. Esa noche le salvé de una buena, y quedó en deuda conmigo. Amigos para siempre.
Llegó el momento de cobrarse la deuda y saludar a mi viejo amigo.


[...]

La carta irá acompañada de un buen agasajo de vino para Sir Elthon. Esperaremos a ver que ocurre.
La respuesta de ambas partes tardará unas cuantas semanas en darse. No es solo el traslado, si no que además de recibirla, tendrán que elucubrar qué decirte, sopesar las connotaciones legales que implican semejante removida de mierda y dar una contestación adecuada. Sin embargo, has movido un hilo bastante duro, por lo que eres consciente de que has metido a la familia en un embolado importante. Pero es lo que toca, tu hermano está manco y preocupado, no te queda otra.

Cuando estás recogiendo tu escritorio, encuentras una carta manuscrita. Esta carta no la habías visto y no sabes quién ha podido ponerla, pero te pones a leer. Es un pergamino de los Orovecchio, quien la haya escrito ha obtenido el material en Piedrahundida. Supongo que tenéis un lacrado, una marca o un material muy concreto que te permite reconocer tus pergaminos. Bueno, el contenido del texto es el siguiente:
Elisia Jacenty escribió: Querido Gerad Orovecchio:

El trato que me has otorgado en Piedrahundida me ha llegado al corazón. Lamento no haber podido conocerte en otras condiciones, pero la vida nos enfrenta a tribulaciones superiores a nuestros deseos.

Me van a rescatar sin ninguna duda en cuanto abandone tus dominios. Le he dado esta carta a uno de los jóvenes de la parroquia y le he pedido expresamente que, si mi caravana sufría algún percance, te la hiciese llegar. Por favor, no lo castiguéis, es todavía demasiado inocente.

No he sido completamente sincera contigo, me temo. Me has parecido alguien muy cabal para ser de Malasthar, supongo que por los prejuicios. Aquí te dejo escrita la verdad de lo que ocurrió en el dirigible. No sé si servirá para algo, pero no quiero que acuséis a quien no se lo merece.

Estuve buscando durante semanas al tal Fëanâro Vardamir, hasta que lo encontré en el Aeródromo de Rhys. Iba acompañado de un grupo de aventureros, conocidos suyos desde hace años. Nâro había causado un enorme dolor a una de mis protegidas, una chiquilla inocente con una carrera musical prometedora, y quería castigarlo por su irresponsabilidad. Estuvimos discutiendo, pero me dejé llevar por los buenos momentos que compartimos juntos, y me uní a su aventura. Querían escoltar a una dracónida —diría que era la líder del grupo— que se parecía demasiado a la Generala Nêcraxia hasta los Picos Matanza, la cordillera que separa Vilennea y Malasthar del Reino de Éilerenn.

Durante el trayecto, Jiggalen Pamphilos se encaprichó de una de las compañeras de Nâro, una iblisia de piel pálida. Su prometida, Tayana, había mantenido algún tipo de relación escandalosa con Sert, su primo, y Jiggalen quiso vengarse en la propia noche de bodas... ¿te imaginas qué locura? Esto desembocó en el descubrimiento de algo más siniestro...

MANCHA DE TINTA

Bueno, sé que Nâro ya no está. En el dirigible no solo nos habíamos colado los siete aventureros, si no que en la sala de máquinas moraba la madre de Nâro. No sé por qué, nunca me lo explicó, pero se había convertido en una horrenda rediviva devoradora de corazones, conocida como La Piadosa. Nos enfrentamos a...
Parece que no le dio tiempo a escribir más. La carta finaliza con otro manchurrón de tinta. El mes que viene recibirás la respuesta del Tribunal de Beslitz y de los Buelhorn.

Avatar de Usuario
Starkvind
Señor Narrador
Señor Narrador
En este hilo: 15
Mensajes:395
Registrado:Julio 2018
Me gusta dados: 9
Me gusta recibidos: 32
Contactar:

Re: [1x04] Capítulo cuarto

Mensaje por Starkvind » 22 Ago 2019, 01:15

El olor de las mazmorras
Drake escribió:
21 Ago 2019, 13:07
—Tranquilícese un poco, que no estamos en la plaza del pueblo dando el espectáculo, vaya a sus aposentos y cálmese. Yo me encargare de que Wilham pase desapercibido, luego iré a visitarle y hablamos con sinceridad ¿Vale?.

Espero que Abelio me haga caso, no tengo el día para tonterías. Supongo que Wilham pasara la noche junto al cadáver quemado, en el rincón más profundo de la fortaleza a buen recaudo. Luego iré a visitar a Abelio.
Después de todo el espectáculo que ha montado Abelio, la cosa se tranquiliza y trasladas el cuerpo sin vida del supuesto Wilham hacia las mazmorras, dónde se encuentra el cadáver quemado que apareció en el dirigible. Cuando abres la celda dónde se encuentra, un olor putrefacto inunda tus fosas nasales y tienes que dar un paso atrás para no vomitar. La pestilencia es impresionante y anormal para un cuerpo abrasado, pero lo que hueles no parece ni medio normal.

El cadáver yace como lo dejaste, pero hay algo interesante: parece que su cabello ha comenzado a crecer. Hebras de fino pelo blanco han surgido del cráneo, como raíces flácidas que caen de un bulbo podrido. No hay nada más que te llame la atención, salvo los gruñidos del hombre lagarto que capturó Enyra en su última expedición a las Ruinas Hombres Lagarto.

— Pieles blandas estúpidas. — espeta a través de los barrotes de su celda. — Esconden al origen nausebando aquí.

Indícame si vas a guardar el cuerpo de Wilham en la misma celda que el cuerpo quemado o vas a hacer otra cosa. De momento, dentro de la ficción no va a ocurrir nada más.

Avatar de Usuario
Starkvind
Señor Narrador
Señor Narrador
En este hilo: 15
Mensajes:395
Registrado:Julio 2018
Me gusta dados: 9
Me gusta recibidos: 32
Contactar:

Re: [1x04] Capítulo cuarto

Mensaje por Starkvind » 22 Ago 2019, 01:37

«Nêcraxia»
Alim de Mostaganem escribió:
21 Ago 2019, 23:37
Me dirijo a los aposentos donde se aloja la falsa Nêcraxia, con libertad de ir y venir, pero siempre vigilada y escoltada. Llamo a la puerta y, cuando me invita a entrar, paso.

[...]
Me alegra enormemente la decisión que has tomado respecto a esto. Le va a dar un giro a algo que no sabía muy bien como meter en la trama, pero gracias Alim, gracias. Después de la conversación, obviamente vas a cotejar la información con tus fuentes. La cosa está clara, la Generala Nêcraxia no tiene hermana alguna. De hecho, no se sabe nada de ella —Nêcraxia— salvo que se unió al Imperio hace relativamente poco, auspiciada por uno de los tenientes de Indalezius Dreedmist. Por lo tanto, no sabes por qué te está mintiendo. ¿Qué ocultará de verdad? Vuelves a preguntárselo un par de días después, tras haber consultado lo de tus espías.

Pero Nêcraxia, o Nÿbraxia, ya no está en la habitación. Ha dejado toda la ropa que le habéis prestado y la cama recogidas. Hay una carta, que puedes leer. La caligrafía es malísima, como si la hubiese escrito un médico de nuestra época, pero termina siendo legible si aprietas mucho los ojos.
Lorif escribió: Al príncipe Alí.

Tengo que largarme de aquí antes de que me mateis por como intentaron hacer los brutos de la otra ciudad no sé como se llamaba. El mago que lleva en sus bartulos, algo magico! Lo se yo que se mucho de eso.

No me busques me he ido, de verdad. Yo tambien son una maga, puedo cambiar mi aspecto y no podras encontrarme. Eres guay, Alí, pero no hables con Wilham, es un mentiroso.

Porcierto soi Lorif ¡encantada!

Alim de Mostaganem escribió:
21 Ago 2019, 23:37
Los Buelhorn
Bien, me dirijo a la Casa del Amor, como algunos cursis la llaman, y tiro de todos los hilos para saber qué está sucediendo el Altoviento.
!القرف :x :x :x

Bien, los espías que hemos enviado a Altoviento, teniendo en cuenta el alto estado de alarma y máxima vigilancia que tendrían allí, han sido detectados y capturados. Uno pudo salir por patas y enviar una anfíptera para avisarnos del fracaso de la misión. Mierda, mierda, mierda.

En todo caso, lo único que tiene sentido es prepararnos para lo peor. Aunque no tengo duda de que la demanda de duelo será escuchada, porque Josah Buelhorn es un tipo al que su tremenda arrogancia jamás le permitiría rebajarse a no aceptar una demanda de duelo.
Off Topic
Lo que va en negrita, lo declaro con mi talento de La Visión
.
Me parece espectacular tu declaración. Josah es un arrogante hijo de puta que se va a tomar la huída de Altoviento, la destrucción de su dirigible «el Cuerno de Josah» y el secuestro de Uragana como la ofensa más grande de Ylat. ¡Tendréis que prepararos!

Avatar de Usuario
Starkvind
Señor Narrador
Señor Narrador
En este hilo: 15
Mensajes:395
Registrado:Julio 2018
Me gusta dados: 9
Me gusta recibidos: 32
Contactar:

Re: [1x04] Capítulo cuarto

Mensaje por Starkvind » 22 Ago 2019, 01:42

Uragana Buelhorn

Esta chiquilla, vivaz y respondona, ha estado exigiendo al servicio un montón de comida y bebida. Se ha estado poniendo como los quicos, completamente fuera de control. Uno de los chicos del servicio incluso se ha quejado de tocamientos y comportamientos indecorosos, mucho más maduros para la edad que tiene Uragana.

Suele querer hablar con Alim y con Gerad, a los que considera más «aptos» que el resto de habitantes de la fortaleza. En verdad, sus intenciones parece más haberse escapado de casa porque no le dejaban hacer lo que le daba la gana que otra cosa. Es infantil, caprichosa y endiabladamente inteligente. El tinte ha empezado a caérsele del pelo y ha empezado a mostrar de nuevo su brillante pelo rojo.

¿Qué opinión tienen Leezar y Enyra de esta chica? ¿En qué les ha molestado? Os recuerdo que Enyra está entrenando a fondo para mejorar su Rango, y eso hace que esté algo más ausente de lo normal.

Avatar de Usuario
Leezar Lockbruck

Recuerdo negro
Experto
Experto
En este hilo: 7
Mensajes:99
Registrado:Junio 2019
Logros:1
Personaje:Leezar Lockbruck
Partida:Ylat
Posición:El Orbe (Mago)
Me gusta dados: 5
Me gusta recibidos: 2
Contactar:

Re: [1x04] Capítulo cuarto

Mensaje por Leezar Lockbruck » 22 Ago 2019, 10:32

Starkvind escribió:
22 Ago 2019, 01:42
Uragana Buelhorn

Esta chiquilla, vivaz y respondona, ha estado exigiendo al servicio un montón de comida y bebida. Se ha estado poniendo como los quicos, completamente fuera de control. Uno de los chicos del servicio incluso se ha quejado de tocamientos y comportamientos indecorosos, mucho más maduros para la edad que tiene Uragana.

Suele querer hablar con Alim y con Gerad, a los que considera más «aptos» que el resto de habitantes de la fortaleza. En verdad, sus intenciones parece más haberse escapado de casa porque no le dejaban hacer lo que le daba la gana que otra cosa. Es infantil, caprichosa y endiabladamente inteligente. El tinte ha empezado a caérsele del pelo y ha empezado a mostrar de nuevo su brillante pelo rojo.

¿Qué opinión tienen Leezar y Enyra de esta chica? ¿En qué les ha molestado? Os recuerdo que Enyra está entrenando a fondo para mejorar su Rango, y eso hace que esté algo más ausente de lo normal.

*Cuando al fin puedo volver a mi sala de estudio en la Bibloteca observo que hay una sección de la misma donde los libros andan tirados por el suelo. Sin lugar a dudas, la ayuda de Mario era indispensable*

*Me aproximo para ordenar de nuevo los libros cuando escucho un estornudo detrás de la estantería de donde se desprendieron. Rápidamente me cuelo entre las estanterías para ver quien se esconde detrás, cuando para mi sorpresa veo a la muchacha que trajo Alim de Altoviento intentando pasar desapercibida*

- Uragana ¿verdad? *la muchacha se encontraba agazapada y con los brazos rodeando sus piernas flexionadas* no has escogido mal escondite, lástima que el polvo de estos viejos libros te delatasen... *me toco la nariz y la sonrío*

*Lo que en un principio era sorpresa, pasa a ser insolencia infantil. Uragana se levanta todo indignada resoplando*

- Ya podrías ocuparte de mantener todo esto en orden y más limpio, como buen mayordomo... *la interrumpo alzando una mano y frunciendo el ceño*

- No soy ningún mayordomo ni criado muchacha, soy el mago Leezar Lockbruck, así que ahórrate tus comentarios de niña mal criada... *señalo el bulto que la muchacha tiene sobre el vientre, bajo sus ropajes, y que con esa forma rectangular tan característica, claramente debe tratarse de un libro* y espero que ese libro que escondes se encuentre en perfecto estado o no te gustará para nada trabajar con los productos de restauración...

*La muchacha, sorprendida, deja caer el libro que cae sobre el suelo, todo sonrojada, mezcla de vergüenza y de furia*

- ¡Insolente! *me grita toda indignada*

- La Fundación de Piedrahundida, escrita por el cronista Markus Silvan... *consigo leer del lomo del libro caído. Arqueo una ceja y vuelvo la mirada hacia a Uragana* extraña lectura para una joven noble malasthina ¿no crees?

- Un tostón de libro, como todos los que tenéis aquí...

- Ya, ya, te comprendo... falta de dibujos... pero... ¿por qué este libro en particular? *la muchacha duda unos segundos, pero finalmente se encoje de hombros*

- Para ser un mago sabes más bien poco ¿no? *se sonríe maliciosamente* mi vieja tata me contaba, desde que apenas empecé a caminar, una fascinante historia que solía repetirme cada poco... *se alisa el vestido mientras habla* se dice que en estos marjales, antes de que los humanos los reclamasen, existían unas viejas ruinas arcanas que se elevaban entre la espesura... varias ruinas salpicaban el territorio, pero en especial, había dos concentraciones, una que parecía los restos de haber pertenecido a un templo construido en mármol... y otra que se internaba en las montañas, con una base de forma piramidal y bueno... con oscuras entradas que se internaban en las profundidades de la tierra... *me mira a los ojos y sonríe* son tonterías claro ¿pero te puedes imaginar en qué lugar se construyó la fortaleza donde ahora estamos?

- ¿Insinúas que Piedrahundida se encuentra construida sobre un antiguo complejo subterráneo? *Uragana se ríe*

- No lo insinúo enano... lo afirmo... *la muchacha se va marchando hacia la puerta de la Biblioteca* mi vieja tata me contaba que en lo profundo de esas ruinas, se encontraba un tesoro inimaginable y que por eso, quienes fundaron Piedrahundida, quisieron preservarlo egoístamente para ellos construyendo su fortaleza encima... *señala el libro* por desgracia, me interrumpiste antes de que pudiera leer ese libro... aunque por otro lado, quizás sea mejor así... *abre la puerta* perder el tiempo con ese coñazo de libro habría sido un gasto inútil...

*Termina por abandonar la Biblioteca y recojo el libro que Uragana había cogido*

Imagen
Off Topic
Antes de continuar, hago aquí una pausa para consultar con el Máster ciertas cosas sobre el origen de Piedrahundida que se me habían ocurrido hace unos días y que me gustaría desarrollar, considerando que puede abrir una trama interesante y aportar más color al origen de la fortaleza
Hasta la persona mas pequeña puede cambiar el curso del futuro.

Avatar de Usuario
Drake

Violencia gratuita
Oficial
Oficial
En este hilo: 5
Mensajes:53
Registrado:Junio 2019
Logros:1
Partida:Ylat
Posición:La Espada (Ejecutor / Verdugo)
Me gusta recibidos: 4

Re: [1x04] Capítulo cuarto

Mensaje por Drake » 22 Ago 2019, 12:14

Starkvind escribió:
22 Ago 2019, 01:15
Indícame si vas a guardar el cuerpo de Wilham en la misma celda que el cuerpo quemado o vas a hacer otra cosa. De momento, dentro de la ficción no va a ocurrir nada más.
Las mazmorras últimamente han sido el lugar más transcurrido de Piedra Hundida con tanto ir y venir de prisioneros y cadáveres. Así que resulta imposible deshacerse de ningún cuerpo sin que nadie se entere. Para un sitio tranquilo que tenia donde tratar estos asuntos ahora tengo la fabrica de perfumes de Leezar ¿No tenia otro sitio mejor donde montar sus cosas? En fin, no tengo tiempo de andar de un sitio a otro con el cuerpo de Wilham, por ahora ira solo a una de las celdas. Ahora tengo algo más importante que tratar.
Starkvind escribió:
22 Ago 2019, 01:15
El cadáver yace como lo dejaste, pero hay algo interesante: parece que su cabello ha comenzado a crecer. Hebras de fino pelo blanco han surgido del cráneo, como raíces flácidas que caen de un bulbo podrido. No hay nada más que te llame la atención, salvo los gruñidos del hombre lagarto que capturó Enyra en su última expedición a las Ruinas Hombres Lagarto.

— Pieles blandas estúpidas. — espeta a través de los barrotes de su celda. — Esconden al origen nausebando aquí.
— ¿Así que el origen nauseabundo eh? Más te vale pensar en que me vas a contar lagarto, por que vas a pasar una noche muy larga.

Un paseo rápido a la cocina, un cubo, brasas y utensilios varios, cuerda, agua y alguna cosa más me acompañan hacer compañía al hombre lagarto. Llego a su puerta con bastantes cosas incluso he tenido que hacer un par de viajes. Instintivamente el lagarto intenta huir hacia una de las esquinas, al abrir la celda su pequeño cerebro empieza a comprende y se abalanza sobre mi. Un movimiento y el lagarto trastabilla, un puñetazo lo descoloca y unas manos estampan su cabeza contra la pared. Unos instantes después se despierta atado a una silla.

— Bueno, esto es muy sencillo, creo que hasta una lagartija como tu lo entenderá. O me cuentas lo que sabes o te mato de la forma más lenta y dolorosa posible. Tengo todaaa la noche libre solo para ti, guapo. Así que más te vale empezar a hablar.

El chaman lagarto parece reacio a contar lo que sabe, pero empieza a comprender con cada incisión y cada golpe, que solo hay una manera de evitar sufrir mas dolor. "Fuego en las estrellas trae el suelo rojo" repite una y otra vez, ¿El musgo rojo? a base de insistir soy capaz de entender que el fuego en las estrellas es del dirigible que exploto. Indago en el cuando y me lo confirma, las fechas del fuego que dice coinciden con la explosión del dirigible. Comienza amanecer, estiro las piernas y doy un pequeño paseo hasta el patio. De las celdas ya no sale ningún ruido. Vuelco un cubo sobre el suelo y los perros se dan un festín.

Observo otra vez con detenimiento el cadáver reseco envuelto en tela dentro de su caja de madera. Al moverlo y desenvolver parte de la tela el olor se hace más fuerte, musgo rojo. Ha crecido musgo rojo por toda la parte de abajo de la tela, en otro momento la tela sera sustituida por otra nueva y la vieja ira aparar al fuego. Sin perder el tiempo, me llevo cuerpo reseco a la iglesia, la llave de la celda donde esta Wilham se viene conmigo.

Es por la mañana y varios feligreses acuden a su misa matutina, yo por lo pronto, acompañado de un caballo y una carreta intento pasar desapercibido tocando a la puerta trasera de la iglesia.

— Avisen a Don Abelio, es importante y tu, ayúdame a mover esta caja, rápido.

Le contare a Abelio todo lo que vagamente se sobre la supuesta Santa.
Última edición por Drake el 23 Ago 2019, 05:11, editado 1 vez en total.

Abelio Floricarpio

Mártir de Ylathia
Experto
Experto
En este hilo: 13
Mensajes:86
Registrado:Junio 2019
Logros:1
Partida:Ylat
Posición:El Espíritu (Sacerdote)
Me gusta dados: 1

Re: [1x04] Capítulo cuarto

Mensaje por Abelio Floricarpio » 22 Ago 2019, 18:16

Abro la puerta trasera molesto, la misa está a punto de empezar . Llevo puesta la ropa de oficio y me he puesto un capirote de plaga (Un ropaje para la cabeza con intenciones aislantes empleado en época de peste y contagios, un capirote con malla en la boca y los ojos) porque estoy paranoico con los faroles de Whilam .
Mando a Cephilio y al otro monaguillo, el feo, del que no recuerdo el nombre, a ir cantando unas glosas para el pueblo en la capilla.
Abro:
"Draconio!!! Que ... que es eso??!! "

-

"Oh... la momia? El cuerpo quemado? Y lo traes antes de misa? Por todas las doncellas ¿estas chiflado? Puede haber espías. A mi casi me matan por ese cuerpo ¿recuerdas? Entralo, entralo! "

Hago hueco juntando un par de mesas y ponemos el ataúd encima. Lo destapamos, observo el cuerpo y brotes de musgo rojo en la caja

"¿musgo...rojo? ¿cayó del cielo?"

Tomo un libro , dos, lanzó un tercero, los ojeo, hago memoria con mi habilidad CULTURA DE YLATHIA, me paro y recito:

"Y si mis hijastras no descansasen en Santo suelo, su sangre envenenara las tierras y teñira las aguas de aquellos que profanen sus últimos deseos.
Carta de Ylathia a los Espirdianos 3-XIV "

La señaló... "ella debe estar en un templo de Ylathia, como este!! A no ser que.... Draconio... Que sabes tu que yo no sepa, Cuéntame to-do"

Avatar de Usuario
Starkvind
Señor Narrador
Señor Narrador
En este hilo: 15
Mensajes:395
Registrado:Julio 2018
Me gusta dados: 9
Me gusta recibidos: 32
Contactar:

Re: [1x04] Capítulo cuarto

Mensaje por Starkvind » 22 Ago 2019, 19:13

El cuerpo se retuerce al entrar en el templo de Piedrahundida. Su piel comienza a cambiar de color, desde el negro hollín a un rosado sano; sus cabellos crecen a velocidad sobrenatural: ella es la viva imagen de la Precursora. La mujer parece joven. Su viente tiene marcas sutiles de estrías, y su figura está cuidada, un cuerpo atlético. Su repentina resurrección la sorprende... ¡y a vosotros aún más! Estáis en la sacristía y, gracias a Ylathia, estáis solos, porque menudo grito que pegáis.

— ¡Aah! — grita la recién revivida mujer. El olor de su cuerpo, que antes hedía a putrefacción y tierra húmeda, pasa a ser agradable, como una suave mezcla de melisa y lavanda. — ¡Salve los cielos...! — aspira aire, aún viciado por su peste anterior, con gusto. — ¡Vuelvo a sentir la brisa acariciar mi rostro!

Se yergue sobre el féretro que ha traído Drake y os muestra, sin pudor alguno, su sagrado cuerpo. A Abelio le parece que está rodeada de luz celestial, como si fuese un fresco de la Gran Catedral de Beslitz. La escena se rompe cuando uno de los monaguillos entra con la vasija del vino y, al ver los glúteos de la rediviva, la deja caer, rompiéndose en mil pedazos.

— ¿Dónde me encuentro, mis amables salvadores?

Avatar de Usuario
Starkvind
Señor Narrador
Señor Narrador
En este hilo: 15
Mensajes:395
Registrado:Julio 2018
Me gusta dados: 9
Me gusta recibidos: 32
Contactar:

Re: [1x04] Capítulo cuarto

Mensaje por Starkvind » 22 Ago 2019, 19:34

Leezar Lockbruck escribió:
22 Ago 2019, 10:32
- ¿Insinúas que Piedrahundida se encuentra construida sobre un antiguo complejo subterráneo? *Uragana se ríe*

- No lo insinúo enano... lo afirmo... *la muchacha se va marchando hacia la puerta de la Biblioteca* mi vieja tata me contaba que en lo profundo de esas ruinas, se encontraba un tesoro inimaginable y que por eso, quienes fundaron Piedrahundida, quisieron preservarlo egoístamente para ellos construyendo su fortaleza encima... *señala el libro* por desgracia, me interrumpiste antes de que pudiera leer ese libro... aunque por otro lado, quizás sea mejor así... *abre la puerta* perder el tiempo con ese coñazo de libro habría sido un gasto inútil...

*Termina por abandonar la Biblioteca y recojo el libro que Uragana había cogido*
Off Topic
Antes de continuar, hago aquí una pausa para consultar con el Máster ciertas cosas sobre el origen de Piedrahundida que se me habían ocurrido hace unos días y que me gustaría desarrollar, considerando que puede abrir una trama interesante y aportar más color al origen de la fortaleza
Los orígenes de Piedrahundida datan de la Era de las Llamas, cuando la región no era más que una caldera bullente de magma y llamas procedentes de los múltiples volcanes que desaparecieron durante la Era de la Antigüedad. Se cuenta que, al pie de esas cordilleras ardientes, enormes edificaciones de obsidiana y basalto se erigieron para controlar las provincias. Sus constructores, seres ignotos de poder inimaginable, querían seguir de cerca los movimientos de sus enemigos, ubicados más allá del mar de fuego que separaba la región de Isophius del Reino de Akoria —no se llamaban así, pero uso estos términos para que os ubiquéis en el mapa—. Se cree que la ubicación de la Fortaleza de Piedrahundida coincide con uno de esas construcciones ciclópeas, y dada la cercanía de la fortaleza de Nol Bathur en la misma cordillera —al sur— se podría decir que el baluarte de los Orovecchio fue levantado encima de los restos de una torre de basalto de los Primeros Moradores.

Ha habido múltiples intentos de demostrar esto, pero han resultado infructuosos. Los sótanos de Piedrahundida están edificados sobre cimientos de roca enana, ya que tanto Nol Bathur como esta fortaleza fueron, en el pasado, bastiones de esta raza antes de ser abandonados o reconvertidos por los malasthinos. Sin embargo, la creencia entre los arcanistas de que la piedra negra que usaban los Primeros Moradores facilita la canalización de la magia ha provocado que muchos arcanistas hayan visitado la región. Se cree que la desconfianza que genera la magia arcana entre los lugareños se ha forjado a través de décadas y décadas de visitas indeseadas de magos, hechiceros y brujos buscando el mítico metal: la ansiada Moranita.

Cerrado

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado